Tokio. El devastador terremoto de Japón y la profundización de la crisis nuclear podría generar pérdidas de hasta US$200.000 millones en la tercera mayor economía del mundo, pero el impacto global es difícil de evaluar pocos días después de que un gran tsunami arrasara la costa noreste del país.

Mientras funcionarios japoneses intentaban evitar una catastrófica fusión en una planta nuclear que se encuentra 240 kilómetros al norte de la capital, Tokio, los economistas evaluaban los daños a edificios, a la producción y a la actividad de los consumidores.

Se espera que el desastre golpee ampliamente la producción japonesa en los próximos meses, pero economistas advirtieron que podría resultar en una desaceleración más profunda si la escasez de energía se hacía significativa y prolongada.

Estimación mayoritaria. La mayoría cree que el impacto directo a la economía totalizará entre 10 y 16 billones de yenes (US$125.000- US$200.000 millones), resultando en una contracción del Producto Interno Bruto (PIB) del segundo trimestre.

Sin embargo, también habría un fuerte repunte en la última parte del segundo semestre del 2011 gracias a las inversiones para la reconstrucción, que impulsarán el crecimiento.

"El costo económico del desastre será grande", indicaron economistas de JP Morgan.

"El costo económico del desastre será grande", indicaron economistas de JP Morgan. "Ha habido una pérdida sustancial en recursos económicos y la actividad económica se verá obstaculizada por daños a la infraestructura (como cortes de energía) en las próximas semanas o meses", detalló.

Las acciones japonesas sufrieron este lunes y martes su peor caída de dos días desde la crisis de 1987, perdiendo US$626.000 millones en valores antes de rebotar US$5,7 este miércoles cuando los fondos de cobertura se apresuraron a cubrir posiciones cortas.