Atenas. El Gobierno griego afirmó este martes que "examina" la opción de solicitar a los socios europeos una ampliación del crédito que acompaña al programa de rescate, pero sin que ello suponga pedir una prórroga de este plan.

Fuentes del Gobierno de Atenas sostuvieron este martes que el Ejecutivo "examina la opción de pedir una prórroga del préstamo, sin ligarlo a los requisitos del programa de rescate".

"No aceptamos ultimátum. No vamos a pedir una extensión del programa de rescate", dijeron las citadas fuentes bajo condición de anonimato.

El actual plan de rescate, acordado entre el Ejecutivo anterior y la conocida troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional) expira el próximo 28 de febrero por lo que las negociaciones están encaminadas a lograr un acuerdo que permita garantizar la financiación de Grecia a partir de ese momento.

Tras no llegar a un pacto en el Eurogrupo del pasado lunes, los socios lanzaran un ultimátum al Ejecutivo heleno, que le da de margen hasta el viernes para decidir si solicita una extensión del programa de rescate.

El ministro griego de Finanzas, Yanis Varufakis, dijo hoy que el siguiente paso que debe darse tras el "ultimátum" de este lunes es el "responsable" y confió en lograr un acuerdo "muy bueno" para el europeo medio.

Según el ministro heleno, Europa sabe cómo "deliberar de tal manera como para crear una solución muy buena, una solución honorable de un desacuerdo inicial".

El primer ministro, Alexis Tsipras, rechazó hoy dicho "ultimátum" de los socios de la eurozona, al tiempo que se mostró convencido de que habrá un acuerdo que no implique "dar marcha atrás" en sus promesas electorales.

En un nuevo discurso combativo ante el grupo parlamentario de Syriza, Tsipras siguió confiado en que la posición del Eurogrupo acabe suavizándose, pese que su jefe, Jeroen Dijsselbloem, fue tajante al decir que no hay alternativa a la solicitud de una prórroga de seis meses del "programa vigente".