Atenas. Grecia dijo este lunes que concluyó las reuniones con los enviados de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional sobre un tramo de ayuda vital para evitar la quiebra y se espera que los inspectores cierren su visita este martes.

Sin la siguiente asignación de 8.000 millones de euros (US$10.696M), Atenas podría quedar sin dinero a mediados de noviembre, corriendo el riesgo de declarar una cesación de pagos, lo que profundizaría la crisis de deuda de la zona euro y remecería a los mercados financieros mundiales.

"Después de una larga serie de negociaciones y reuniones con los representantes de la troika, hemos concluido la ronda de reuniones previstas y se espera que la misión finalice mañana (martes)", dijo el lunes el ministro de Finanzas, Evangelos Venizelos.