Atenas. Grecia recibirá el segundo tramo del rescate de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI), dado que ha cumplido con las condiciones establecidas en su plan de austeridad, anunciaron autoridades helénicas.

Funcionarios de la UE, el FMI y el Banco Central Europeo (BCE) viajarán el próximo lunes a Atenas para comprobar que Grecia esté implementando su programa de 110.000 millones de euros (US$141.600 millones) para recibir otra parte de la asistencia, es decir, 9.000 millones de euros (US$580 millones)

Grecia recibió en mayo 20.000 millones de euros (US$25.700 millones), en el primer tramo del salvataje agenciado por sus socios de la zona euro y el FMI.

"El desembolso del segundo tramo depende de si cumplimos con los objetivos que fueron establecidos para el 30 de junio", dijo el ministro de Finanzas, George Papaconstantinou, en una entrevista con el semanario Kosmos tou Ependyti.

"Las condiciones fueron cumplidas y hemos dado otro paso al aprobar el proyecto de ley de reforma al sistema de pensiones", declaró el ministro de Finanzas.

"Aquellas condiciones fueron cumplidas y hemos dado otro paso al aprobar el proyecto de ley de reforma al sistema de pensiones", declaró.

La misión de la UE, el BCE y el FMI dio al endeudado país una buena calificación a fines de junio, diciendo que parecía estar bien encaminado en su plan para reducir los gastos públicos, aumentar los ingresos y realizar reformas estructurales.

Sin embargo, señalaron algunos obstáculos, incluyendo los altos gastos en salud y seguridad social.

El ministro también reiteró su llamado a los bancos griegos para que unieran fuerzas a fin de inyectar liquidez al mercado y ayudar a impulsar la economía del país.

"Cualquier decisión que lleve a los grandes grupos a un capital adecuado, a la expansión internacional (...) ayudará a seguir adelante en esta dirección", dijo Papaconstantinou.

Previamente este mes, el cuarto mayor prestamista de Grecia, Piraeus Bank, ofreció adquirir la participación del Estado en Hellenic Postbank (TT) y ATEbank, allanando el camino para una era de fusiones en el sector.

Papaconstantinou afirmó que el Gobierno no tomaría una decisión sobre la propuesta hasta que sus asesores hayan completado su evaluación.

Resultados de las pruebas de tensión a bancos publicados el viernes mostraron que ATEbank y otros seis prestamistas europeos fracasaron y se les ordenó elevar su capital en 3.500 millones de euros (US$4.500 millones), mucho menos de lo esperado, confirmando los temores de que los esperados chequeos de resistencia fueron demasiado suaves.