Grecia tiene "opciones alternativas si no se alcanza un acuerdo con los acreedores internacionales", indicó un ministro griego.

Las declaraciones del ministro de Reconstrucción Productiva, Medio Ambiente y Energía de Grecia, Panagiotis Lafazanis, se producen al acercarse el más reciente plazo para un acuerdo sobre las reformas de Grecia a cambio de más ayuda financiera.

El endeudado país podría recibir, por ejemplo, un pago anticipado de Moscú para la construcción del gasoducto "Corriente Turca" (Turkish Stream), afirmó Lafazanis a una estación de radio local.

El funcionario griego acompañó la semana pasada a Moscú al primer ministro griego Alexis Tsipras para las conversaciones en torno a la cooperación bilateral en varios ámbitos.

Sin embargo, no todos los ministros del gabinete griego parecen estar buscando opciones alternativas en Rusia o en otra parte, sino que están concentrados en las conversaciones con los socios de la eurozona.

El ministro de Finanzas de Grecia, Yanis Varoufakis, quien viajará esta semana a Estados Unidos por segunda ocasión en 10 días para la reunión de primavera del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, parecía seguro la semana pasada de que Grecia podría lograr un acuerdo a tiempo en los siguientes días para que en la próxima reunión del Eurogrupo del 24 de abril en Riga se apruebe la liberación del vital financiamiento.

Grecia se ha mantenido a flote con préstamos de rescate de miles de millones de euros en los últimos cinco años, pero sin ayuda desde el verano pasado mientras negocia su cooperación posterior al rescate con los prestamistas, el país enfrenta un creciente problema de liquidez.

Las posibilidades de una inminente quiebra en abril o mayo han sido alimentadas por los medios internacionales, después de que Grecia logró cumplir todas sus obligaciones financieras nacionales y con los acreedores extranjeros en marzo.

Sin embargo, dado que Atenas ha incumplido varios plazos no oficiales para un acuerdo esta primavera, abundan los rumores de que el recién elegido gobierno dirigido por la izquierda radical se acerca a un desacuerdo con los acreedores y de que se prepara para un colapso financiero y para nuevas elecciones generales o un referendo en las próximas semanas.

Pero el ministro de Defensa de Grecia, Panos Kammenos, dijo hoy durante una entrevista con un canal local de televisión que "no habrá cese de pagos ni nuevas elecciones. No habrán más medidas de austeridad que conduzcan al pueblo griego de nuevo a la recesión y a la extrema pobreza" y aseguró que el gobierno negociará un acuerdo "honorable" con los prestamistas.