Sao Paulo. En una decisión sin precedentes, el grupo italiano Task Force Argentina envió unas 150.000 cartas a los tenedores italianos de bonos en incumplimiento de pago del país sudamericano para informarles de la marcha del canje de deuda, pero se abstuvo de dar recomendaciones.

Las cartas hacen una evaluación del recorte de 55% en la oferta de deuda argentina por US$19.000 millones.

Las misivas también actualizan a los inversionistas minoristas sobre el estado de sus demandas ante cortes internacionales, pero no dicen a los bonistas qué deberían hacer con sus inversiones.

Nicola Stock, que encabeza el grupo TFA, dijo que correspondería a los bonistas tomar una decisión porque buena parte dependerá de si tienen o no deseos de continuar esperando por una mejor oferta o por el fallo del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones del Banco Mundial (Ciadi).

Muchos bonistas están molestos porque Argentina presentó una fuerte quita tras haber esperado por cinco años para que se corrigiera lo que muchos estimaban representaban defectos en una reestructuración de la deuda argentina por US$103.000 millones en 2005.

El Ciadi es una organización internacional creada por el Banco Mundial para proveer mecanismos de conciliación y arbitraje de disputas por inversiones entre países e inversionistas extranjeros.

Los inversionistas minoristas tienen plazo hasta el 7 de junio para aceptar o rechazar el canje de deuda lanzado por Argentina.