Los capitales extranjeros llegaron más a Guatemala entre enero y octubre de este año. Cifras del Banco de Guatemala dan cuenta de un crecimiento de 11% en estos flujos, con respecto al mismo período del 2009.

El país ingresó en los primeros 10 meses US$10.445 millones; pero no todas son buenas noticias, ya que los egresos hacia el exterior contabilizaron US$9.409 millones. De esta manera, en las cifras netas el patrimonio solo aumentó 2,7%, informó el periódico Siglo XXI.

Aún con esta salvedad, la atracción de capitales extranjeros es una buena señal para el país, luego de la recesión económica internacional y a pesar de factores como la inseguridad.

Empresarios consultados por el mencionado rotativo afirman que si bien existe una mejoría en las estadísticas, en su mayoría se trata de capitales golondrinas de carácter especulativo.

Carolina Castellanos, directora ejecutiva de la Cámara de Comercio Guatemalteco Americana (AmCham), dice que las bajas tasas de interés que honran los bancos estadounidenses están empujando a los capitales extranjeros a buscar mejores alternativas.

“El problema es que estos recursos, si bien dejan utilidades a los bancos, no generan empleo, porque no son inversiones directas en nuevos negocios o en ampliaciones”, dijo Castellanos a Siglo XXI.

“Independientemente de los números que presenta el Banguat, en Guatemala no hay una política de atracción de inversiones, lo cual se refleja en la falta de seguridad”, apunta por su lado Juan Antonio Busto, presidente de la Cámara de la Industria de Guatemala.

Mientras tanto, Guillermo González, presidente de la Cámara Empresarial de Comercio y Servicios, dice que la recepción de capitales es positiva, pero todavía insuficiente: “Hace falta mucho aún y vamos en la vía correcta, aunque es necesario mejorar el clima de inversiones para que se pueda atraer más”.