Durante enero, Guatemala podría firmar su primer Convenio de Intercambio de Información Tributaria (TIEA), con Australia; sin embargo, ese acuerdo, como otros que negocia, no podrán aplicarse si no cumple con abrir el secreto bancario para acceso a asuntos fiscales, según las exigencias de la OCDE.

Guatemala debe firmar 12 acuerdos bilaterales para intercambio de información y ponerlos en vigor, ya que de no hacerlo continuará en la lista gris de naciones no cooperantes en materia fiscal o seguirá corriendo riesgos de pasar a la lista de paraísos fiscales.

Manfredo Chocano, gerente de planficiación de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), aseguró que el acuerdo con Australia podría ser firmado de manera oficial en las primeras semanas de enero.

Según el funcionario, tambipen se prevé concluir la negociación con los países nórdicos —Noruega, Finlandia, Dinamarca, Suecia, Groenlandia, Islandia e Islas Faroe— y se busca rubricar los textos a finales en enero del 2012.

Además, se han establecido contactos e intercambiado de textos para iniciar la negociación con Francia, Canadá, México, Argentina, Holanda, San Marino y Corea del Sur, informó la SAT.

Aunque se logren firmar esos convenios, Guatemala continuará en las listas de países no cooperantes en materia fiscal que elabora la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), y en una nómina de Francia, debido a que no pueden aplicarse si no se cumple con las tres exigencias de ese organismo, explicó Chocano.

La materia pendiente es abrir el secreto bancario, para que el fisco pueda acceder a esa información en los casos necesarios.

Esa iniciativa se encuentra estancada en el Congreso, ya que los diputados buscan incluir modificaciones a la propuesta inicial y que un juez sea quien decida si la información debe ser entregada por los bancos a la SAT.

“No se trata de eliminar el secreto bancario, lo que se busca es una excepción para dotar al país de una herramienta básica para aplicar controles del sistema tributario”, mencionó Chocano.

De los tres requisitos, a la fecha Guatemala ha aprobado la ley que establece que las empresas deben eliminar las acciones al portador y que sean nominales, y se estableció el uso de las normas internacionales de contabilidad y auditoría.

Buen efecto

El superintendente Rudy Villeda indicó que al aprobar la facultad para que la SAT pueda conocer información bancaria, se reforzará la fiscalización y la recaudación tendrá un incremento preliminar Q400 millones anuales.

Añadió que el 2 de diciembre recién pasado se aprobó por el Consejo de Ministros y Secretarios de Hacienda o Finanzas de Centroamérica, Panamá y República Dominicana y por el Consejo de Ministros de Economía de Centroamérica otra herramienta.

Se trata de una Nota Técnica Explicativa (NTE) sobre el Convenio de Asistencia Mutua y Cooperación Técnica entre las Administraciones Tributarias y Aduaneras de Centroamérica, suscrito en abril del 2006.

La aprobación de la NTE fue recomendada por el Foro Global sobre Transparencia e Intercambio de Información en Materia Tributaria, para que pueda contar como cuatro convenios válidos para cada uno de los países de Centroamérica, agregó.

Pavel Centeno, asignado para fungir como ministro de Finanzas en el próximo gobierno, dijo que la nueva administración está interesada en firmar los convenios y que tiene información de que ya hay consenso entre las bancadas y existen los votos suficientes para aprobar la ley que dé acceso a información bancaria a la SAT.

“No es que a cualquiera le vayan a juzgar sus cuentas, sino que se le dará potestad a la SAT para que solicite información bancaria en casos de contribuyentes que no pagan impuestos o hay anomalías”, afirmó Centeno.