El nivel de inflación a febrero fue de 2,44%, cifra mayor a los 2,32% reportados en enero, lo que significa que el costo de los productos vuelve a subir, después que durante el año pasado el ritmo de crecimiento se mantuviera a la baja.

La inflación no había reportada un aumento desde octubre de 2014, cuando se reportó a 3.64%.
La tendencia a la baja había sido impulsada por la disminución en los precios de los combustibles, principalmente, aunque varios sectores se quejaron que la reducción de precios no se percibió en otros productos de la canasta básica.

Mientras que la falta de empleo es un problema constante que afecta a los guatemaltecos, ante el aumento del precio en los alimentos.