Rolando del Cid Pinillos, ministro de Finanzas, dijo que se trata de US$265 millones del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), destinado a educación y salud, y otro de la Agencia de Cooperación Internacional de Japón (JICA), por US$110 millones.

Esta acción intenta evitar la pérdida de más empréstitos, debido al retraso de su discusión en el Congreso.

“Sería lamentable que se perdiera otro préstamo”, manifestó Del Cid al matutino guatemalteco El Periódico, en alusión al retiro de US$114,5 millones del Banco Mundial, a finales de junio.

El funcionario recordó que la aprobación de préstamos internacionales debe ser una prioridad, ya que el actual presupuesto de gobierno se encuentra desfinanciado.

“Están cavando su tumba”, arremetió por su lado el presidente Álvaro Colom, desde su programa radial Despacho Presidencial. Según el mandatario, el retraso afectará tanto a su administración como a la siguiente.

Sin embargo, José Gándara, de la junta directiva del Congreso, dijo que el tema aún no está en agenda, ya que el Partido Patriota (PP) todavía no ha retirado de la discusión, la institucionalización de las transferencias monetarias condicionadas.

Roberto Alejos, diputado presidente del Congreso, afirmó que esta semana se llevará una iniciativa para discutir la ratificación de préstamos.

El exministro de Finanzas, Edgar Balsells, calificó de irresponsable la actitud de los congresistas, ya que a su juicio están desperdiciando fondos que otras naciones quisieran tener.