Otto Pérez Molina, presidente de ese país, se reunió este jueves con Andrés Salazar, oficial para Asuntos Políticos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU); y Francisco Dall’Anese, jefe de la Cicig, para comenzar con la solicitud de ampliación del plazo.

“La situación no es complicada, es un cruce de cartas que tenemos que hacer con el secretario general de la ONU (Ban Ki-moon)”, dijo Pérez Molina, al matutino guatemalteco Prensa Libre.

El trámite se está trabajando con suficiente anticipación, agregó, ya que la Cicig termina su mandato vigente hasta el 4 de septiembre de 2013.

Antes del intercambio formal de cartas con la ONU, Guatemala debe buscar a los donantes que soporten la nueva extensión bianual.

“Para que ellos (los donantes) lo puedan aprobar tendría que presentar la Comisión una propuesta de cuáles serían los puntos a trabajar”, apuntó el gobernante.

Desde ya, el Ministerio de Gobernación, la Fiscalía y los presidentes de los órganos legislativo y judicial están trabajando en dicha propuesta.

La Cicig opera desde 2007 con el objetivo de investigar delitos cometidos por el crimen organizado, así como desmantelar a dichas bandas o cuerpos clandestinos para fortalecer al sistema de justicia. Ha recibido prórrogas bianuales en 2009 y 2011.

Según Pérez Molina, no propondrán modificar el campo de acción de la Cicig, ya que esto requeriría una aprobación del Congreso.