La Junta Monetaria del Banco de Guatemala (Banguat) decidió subir en 0,25% la tasa líder, ante las presiones inflacionarias que están impactando la economía.

El Banguat elevó la tasa a 5%, desde 4,75%. Se trata del segundo aumento en el año, ya que en marzo pasó de 4,50% a 4,75%.

Édgar Barquín, presidente del Banguat, informó que el país está sufriendo los efectos de una inflación importada, por el alto precio de las materias primas, sobre todo del petróleo, así como el trigo y el maíz.

“Se tomó esta decisión de manera oportuna, por las presiones en el incremento de estas materias primas, y nos anticipamos al impacto de los precios”, dijo Barquín al periódico guatemalteco Prensa Libre.

El ajuste de la tasa referencial pretende controlar la inflación para que finalice el año en la banda prevista, entre 4% y 6%. En mayo, la inflación interanual ya había pasado 6,42%.

Las autoridades pretenden moderar la demanda en la economía para enfriar la inflación. No obstante, este freno llega en un momento cuando la recuperación está en gestación, estiman los economistas.

Paulo De León, consultor del Central American Business Intelligence (Cabi), consideró esteril el ajuste de la tasa, ya que las presiones inflacionarias son externas, no internas. Ni el crédito está creciendo, ni la economía está totalmente recuperada.

Con esta medida, la JM “no puede frenar al mundo”, manifestó De León, en declaraciones al matutino El Periódico.