Brasilia. La actual política cambiaria llegó para quedarse y no cambiará, dijo este miércoles el ministro de Hacienda de Brasil, Guido Mantega, en un encuentro con alcaldes en Brasilia.

El cambio es fluctuante, pero si se exagera se corrige, enfatizó el funcionario.

El real se fortaleció el martes hasta por debajo de las 2 unidades por dólar, por primera vez en ocho meses, un día después de que el Banco Central intervino por primera vez en el año en el mercado cambiario.

Mantega dijo además que la economía crecerá este año mucho más que el anterior, apoyada en una mejoría del comercio internacional y la exportación de bienes manufacturados.

Asimismo reiteró la visión del Gobierno de que la inflación está controlada y que debe moderarse mientras avanza el año, haciéndose cargo de la preocupación entre los economistas por una reciente alza de los precios al consumidor.