Asunción. El salario público promedio creció en los últimos doce años 158%, según un informe del Ministerio de Hacienda, que advierte respecto a que no se justifica incluir, eventualmente, un aumento general en el presupuesto 2017.

“No se justifica de ninguna manera un incremento salarial para todo el funcionariado público, ya que, de acuerdo a los datos estadísticos, el salario promedio del sector público ha crecido mucho más que el salario promedio del sector privado y por encima de la inflación en los últimos años”, indica el informe de Hacienda.

La conclusión surge, según explica la misiva, a partir de un índice construido de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) sobre los ingresos de las familias (ya sea de origen público o privado) y la evolución del índice de precios al consumidor (IPC) desde el año 2004 hasta el 2015.

Sostiene que es muy elocuente la tendencia creciente que muestra el salario promedio del sector público con respecto a la del sector privado, por lo que no se puede dejar de considerar la necesidad de establecer un mecanismo más eficiente de ajuste salarial para los trabajadores privados, en relación al proyecto de ley que tiene media sanción del Senado y que modifica el sistema de ajuste del sueldo mínimo.

De acuerdo con lo explicado, al mismo tiempo se han calculado las variaciones acumuladas en el periodo 2004 hasta octubre de 2016, las cuales indican que la inflación creció 87%, el salario público promedio aumentó 158% y el salario privado promedio solo 54% en el mismo periodo.

El proyecto de ley de presupuesto para el próximo año será debatido mañana en sesión extraordinaria de la Cámara de Diputados, desde las 8:30.

El dictamen de la Comisión de Presupuesto solo recomienda incluir un aumento para los que ganan el sueldo mínimo y ajustar a aquellos que tienen atadas sus remuneraciones a la variación de dicho salario base, como el caso de los militares y policías.

Esta medida es teniendo en cuenta que el proyecto de ley que modifica el sistema de ajuste del sueldo mínimo en el sector privado ya tiene media sanción del Senado y se estima el mismo trámite en Diputados, con lo que el incremento sería de 7,2%.

Los diputados deberán decidir si el incremento se abona desde enero o desde julio; ésta ultima opción para reducir el costo financiero. No se descarta que algunos legisladores estén a favor de pagar el incremento desde enero y otros que quieran extender este beneficio a todos los funcionarios, por lo que Hacienda ante esta eventualidad advierte sobre las implicancias fiscales.

De aprobarse el aumento solo para los que ganan el mínimo y las fuerzas públicas, el impacto será de unos US$ 50 millones, pero de extenderse a todos el costo será de unos US$ 200 millones, lo que irá en contra de programas sociales y presionará hacía un mayor déficit fiscal, según la cartera.

El gasto salarial o de servicios personales en la administración central representa para el próximo año más de G. 14,4 billones (US$ 2.537 millones). Aunque el referido monto es levemente menor al presupuesto vigente, continúa consumiendo gran parte de los ingresos tributarios que se recaudan. Según el informe de situación financiera al mes de octubre, hoy los salarios se llevan el 69% de los ingresos genuinos, lo que implica que de cada G. 100 recaudados, G. 69 van para el pago de remuneraciones del personal.