Ciudad de México. Una vez que se apruebe el Paquete Económico para 2017, las autoridades hacendarias trabajarán con la iniciativa privada un plan fiscal de mediano plazo, confirmó Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

El dirigente explicó que frente al poco margen de maniobra que existe presupuestalmente para incrementar los incentivos fiscales el siguiente año, el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, se comprometió con los líderes de las principales cúpulas empresariales a trabajar, en conjunto, un esquema fiscal que dé cabida a sus propuestas competitivas.

“Acordamos construir un esquema fiscal ideal, que contemple una base tributaria más amplia a fin de crecer los ingresos, pero que también contenga medidas que incrementen la eficiencia de los egresos”.

Detalló que en las mesas de trabajo para concretarlo, la iniciativa privada propondrá estudiar la competitividad de los diferentes gravámenes vigentes. “Debemos saber si el Impuesto al Valor Agregado, el Impuesto Sobre la Renta y el Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios son adecuados”.

En su opinión, este trabajo permitirá poner en marcha esquemas impositivos que, además de recaudar mayores ingresos, incentiven la inversión, la generación de empleos, el ahorro y la productividad.

El líder del sector privado consideró que el país ya ha comprobado que es “imposible” construir un presupuesto de egresos base cero de un año para otro. Sin embargo, destacó que su factibilidad incrementa en el mediano plazo.

“Ya se ha comprobado que implementar un presupuesto base cero es un proceso paulatino, debido a que implica la revisión de todos los gastos en los tres niveles de gobierno con el objetivo de eliminar aquellos que estén duplicados o que no sean productivos, pero la manera de reducirlos al máximo es evaluándolos en el tiempo”.

Apuntó que la elaboración de éste requiere una depuración de programas, fondos y fideicomisos con el objetivo de eliminar aquellos que estén repetidos, así como los que estén basados en la entrega de subsidios que no generan valor a sus beneficiarios.

“En el tema de combate a la pobreza, por ejemplo, se debe apostar por crear oportunidades de desarrollo para que la gente afectada mañana tenga capacidad de producir ingresos por sí misma a fin de que no sean dependientes del programa para siempre”, dijo.

En su opinión, todas las políticas públicas que subsistan a la revisión deben contemplar la reducción gradual de la cantidad de personas necesitadas de apoyo gubernamental para tener un sustento, pues de lo contrario “nunca habrá dinero suficiente para todos”.

En materia de impulso a las pymes dijo que los recursos deben incrementarse siempre que funcionen de forma productiva