Santo Domingo. La inversión extranjera directa se triplicó en el 2012 al pasar de US$38 millones a más de US$150 millones en Haití, que además registró una disminución en la tasa de desempleo y en el índice de precios al consumidor, según un informe dado a conocer hoy en la capital haitiana.

La ministra de Comunicaciones, Ady Jean Gardy, señaló que el crédito el año pasado aumentó del 24%  al 29% debido sobre todo a la llegada de nuevas inversiones al país, donde fueron creados 100.000 puestos de trabajo en diversas áreas, especialmente en la pequeña y mediana empresa.

"La continuación de la lucha contra el contrabando en el 2013 debería permitir un aumento de los ingresos fiscales por el orden de los US$54 millones de gourdes (US$1,4 millones) durante el año fiscal", afirmó la funcionaria.

En su informe, Jean dijo que el déficit presupuestario se redujo del 32% al 21% y la carga tributaria pasó del 10% al 14% en la actual administración del presidente Michel Martelly, mientras que la inflación se redujo del 8% al 5% en diciembre pasado debido a que "el PIB (producto interno bruto) fue de 5,6%" .

No obstante, Haití crecerá este año apenas 2,5%, bastante lejos de lo calculado a comienzos del 2012 cuando se preveía una expansión del 7,8%, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

El organismo atribuyó el comportamiento a una difícil temporada agrícola y a un rezago en los esfuerzos de reconstrucción del país casi tres años después del sismo del 2010, debido a una recurrente crisis política que retrasó la ratificación del primer ministro y al lento desembolso de recursos provenientes del exterior.

A fines del año pasado, Martelly prometió movilizar más recursos para impulsar la recuperación económica y consolidar la producción nacional durante el 2013.

Haití se encuentra inmerso en un lento proceso de reconstrucción casi tres años después del terremoto del 2010 que dejó 222.570 muertos y daños materiales por 7.900 millones de dólares.

Además, el gobierno enfrenta la secuela de una epidemia de cólera que ha dejado 7.519 víctimas mortales desde su aparición hace dos años.