El economista Hernán Lacunza, asesor de Cambiemos y probable ministro de Economía de la provincia de Buenos Aires, ratificó hoy que el 11 de diciembre, de ser electo presidente Mauricio Macri, las familias “van a poder acceder” a la compra de dólares sin restricciones.

“Es una decisión política ya tomada” y “no vemos que vaya a haber stress cambiario de ninguna naturaleza”, dijo Lacunza en declaraciones a Radio 10.

Según el economista, “el problema no es tanto la escasez de dólares como el exceso de pesos emitidos; entonces, con un programa coherente el levantamiento del cepo tiene otras perspectivas”.

Lacunza señaló que “estamos comparando la oferta potencial con la demanda”, y destacó que “hay 7 mil millones de dólares retenidos en el campo por estas restricciones”.

“Además de la demanda reprimida hay una oferta auto inhibida, porque nadie entra en ningún mercado o en ninguna fiesta si no tiene asegurado que puede salir cuando quiera”, dijo el economista.

“Lo importante -añadió- es la confianza, que es un activo que tenemos. Y un programa macro consistente, antiinflacionario, fiscal y monetario, donde el Banco Central va a dejar de emitir y de ser la chequera del Tesoro nacional, tanto en dólares como en pesos”.

Según Lacunza, esa confianza quedó a la vista “al día siguiente de la primera vuelta, con un resultado mejor al esperado. Como reaccionó el público, el ahorrista, los grandes y pequeños inversores”.

“Eso da una ventaja para poder desandar este torniquete cambiario que nos tiene asfixiados desde hace cuatro años”, indicó.

“El cepo a la salida (de divisas) se ha convertido en un cepo a la entrada, eficaz al principio, ante una situación de escasez, pero perdió toda su eficacia”, consideró el economista.

Advirtió luego que “no paró la causa del exceso de demanda de dólares, que es la inflación, porque todos los precios suben, menos el del dólar, que se va atrasando”.

“No paró la causa primaria de la huida del peso, y si mostramos un programa antiinflacionario como el que tenemos para mostrar, se elimina la causa primaria del abaratamiento del dólar”, concluyó Lacunza.