Ciudad de México. El peso mexicano tocó ayer un nuevo mínimo histórico, al depreciarse 1.2 por ciento y colocarse en 19.60 por dólar, en operaciones en mercados internacionales, afectado por el dato de una inflación más fuerte de lo esperado en Estados Unidos, lo que impulsó una escalada generalizada del dólar frente al resto de las divisas.

Con este descenso, el peso rebasó el anterior mínimo de 19.52 pesos, registrado el 24 de junio, cuando fue golpeado por el resultado de la votación del llamado Brexit, en la cual los británicos decidieron la salida de Reino Unido de la Unión Europea.

En México, los mercados financieros permanecieron cerrados ayer debido a los festejos del aniversario de la Independencia del país, por lo que no hubo operaciones.

El Departamento de Trabajo de Estados Unidos informó ayer que el Indice de Precios al Consumo (IPC) aumentó 0.2 por ciento en agosto, más de lo esperado, sobre todo por el encarecimiento de los alquileres de vivienda y los servicios médicos, con lo que la inflación interanual quedó en el 1.1 por ciento, tres décimas por encima del mes anterior.

Al excluir los precios de los alimentos y la energía, los más volátiles, el IPC subyacente creció en agosto un 0.3 por ciento, dos décimas más que el mes anterior, y el dato interanual quedó en 2.3 por ciento, frente a 2.2 por ciento previo.

El resultado de los precios en EU alentó las apuestas de los inversionistas por una próxima alza de tasas en EU, lo que nuevamente afectó al peso mexicano.

El pasado jueves, el subgobernador del banco central de México, Manuel Sánchez, dijo que la debilidad del peso contra el dólar podría generar riesgos para la inflación en los próximos meses, y que ese es un factor a considerar en las decisiones de política monetaria.