El sueldo de subsistencia se elevó este mes hasta en un 7,25%, pero ya se encareció el valor de los lácteos y la carne de res. El Cohep anuncia descuentos de un 30% al costo de la comida.

Mientras el precio de los alimentos básicos comienza a encarecerse en los mercados capitalinos, el sector privado anuncia el establecimiento de acuerdos que permitan a los trabajadores obtener descuentos de hasta un 30% en el precio de la comida al suprimir a los intermediarios de la cadena de distribución.

En el marco de la suscripción del "histórico acuerdo del salario mínimo", centrales obreras, empresarios y el gobierno se comprometieron a buscar opciones reales para reducir el precio de los comestibles en comunidades, fábricas y la maquila en donde se concentran importantes cantidades de trabajadores.

La reunión para cristalizar esas iniciativas se efectuará durante los últimos días de enero y los primeros de febrero del presente año. Sin embargo, los productores de carne de res, lácteos y de algunos abarrotes se adelantaron a estas fechas para elevar el precio de varios alimentos.

Varios incrementos

El directivo de la Feria del Agricultor, Jimmy Ponce, expresó que durante la primera quincena de 2012 se incrementó la libra de queso seco en dos lempiras al pasar de 44 a 46 lempiras; el semiseco de 42 a 44; el ahumado de 46 a 48 y el queso con chile pasó de valer 36 para cotizarse en 38 lempiras. El requesón se cotizó a 24 lempiras y la cuajada en 37 para un alza de dos y un lempira, respectivamente, en relación al valor cotizado durante la semana anterior.

Para Ponce, este comportamiento es irregular en esta época del año, porque estos aumentos suelen ocurrir en los meses de verano debido a la escasez de leche en las zonas productivas del país. "En los mercados el queso seco para rayar se vende la libra entre 56 y 60 lempiras", comparó. Se cree que existe un incremento en las exportaciones de lácteos procesados en Olancho y en la zona sur del país hacia El Salvador.

Además se incrementó el precio del tajo de res en un lempira al pasar de 38 a 39 lempiras y la costilla de res de 31 a 32 lempiras. "El alza que debió aplicarse era de por lo menos dos lempiras por libra de carne y costilla de res, pero se llegó a una concertación con las carnicerías para no impactar a los consumidores. Sin embargo, el costo de la carne en canal fue bastante alto", indicó.

El monitoreo efectuado por miembros de la Feria del Agricultor indica que en algunos mercados capitalinos la libra de carne de res se vende entre 40 y 42 lempiras.

¿Qué viene?. "Escuchamos comentarios entre las abarroterías de la feria y de distribuidores directos de alimentos de que se vienen alzas en el precio de los productos industrializados. Todos los empresarios quieren subirle al costo del azúcar, el café, al arroz, a la harina, a las pastas y hasta a las grasas de consumo doméstico", dijo Ponce.

El anuncio de un incremento al salario mínimo, continuó, es solo la excusa que utilizan varios empresarios para comenzar a trasladar estas alzas al consumidor final.

Piden paciencia. El presidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), Santiago Ruiz, expresó que hay especulación en el precio de algunos productos de consumo básico por parte de algunos sectores que pertenecen al sector informal de la economía.

"Recomiendo que mantengamos la tranquilidad y que no le demos una mayor relevancia a esas alzas", dijo Ruiz, mientras recordó que para finales de enero o principios de febrero del presente año se buscarán opciones para brindar descuentos de hasta un 30% al precio de la comida.

El empresario dijo que se agenda una reunión con los secretarios generales de las centrales obreras y con los gerentes de las agroindustrias de consumo básico y de valor agregado que están dentro del Cohep y la Federación Nacional de Agricultores y Ganaderos de Honduras (Fenagh) para tratar de evitar la especulación y la intermediación.

Según Ruiz, existe un compromiso de evitar la intermediación comercial y de llegar de manera directa a los grandes centros poblacionales a través de los camiones de la Suplidora Nacional de Productos Básicos (Banasupro). "Se propone la opción de tener un Banasupro móvil y crear comisariatos dentro de las empresas. En la maquila se buscan esquemas para llegar de manera directa para que el empleado se ahorre entre un 15% y hasta un 30% en el costo de la comida", dijo Ruiz.

Fue del parecer que algunos sectores tratan de desvirtuar el acuerdo al salario mínimo. "El sector privado defenderá este convenio salarial y tratará de cumplir cada unos de los compromisos. No podemos perder esa oportunidad por culpa de gente que especula con los precios y que de repente no pertenece al sector formal", expresó.

Ahorro real. El gerente de Banasupro, Ubaldo García, confirmó que algunos productos industrializados tienden a encarecerse, pero aún no tienen nada confirmado, con la excepción del aumento al precio de la libra de una marca de café, que ya es conocida por la población.

El funcionario expresó, por otra parte, que en los próximos días afinarán detalles para instalar tiendas Banasupro en parques industriales situados en la Zona Industrial de Procesamiento (ZIP Búfalo) en San Pedro Sula, en un parque industrial de Choloma y otro de El Progreso, Yoro.

"Creemos que nuestros clientes tendrán un descuento que oscilará entre los 27 y 30 lempiras por cada 100 lempiras en productos que nos compren", expresó.

Se planifica que los trabajadores de la maquila visitarán estos centros de venta Banasupro y se les deducirá el costo de estos alimentos vía planilla semanal a través de un sistema informático.

Con esta modalidad se ahorrarán tiempo y el precio del transporte de taxi o de autobús. "A estos trabajadores de la maquila se les entregará su pedido cuando salgan de trabajar", expresó. El desarrollo de este acuerdo con la Asociación Hondureña de Maquiladores (AHM) deberá ser autorizado por la junta directiva de Banasupro, integrada por sectores gubernamentales, laborales y de la sociedad civil.