La escalada de precios que se registra en los mercados Honduras comienza a desesperar al gobierno. La medida parece drástica: liberalizar el mercado nacional de granos.

Las preguntas son muchas, en relación a este medida, sin embargo el nuevo ministro de la Secretaría de Industria y Comercio, Francisco Zelaya, no dio respuestas específicas.

El funcionario se limitó a informar que "el problema del maíz son los acaparadores, por eso se autorizó la importación de maíz, o sea que el que quiera importará abiertamente".

Sobre el tema de los convenios de compraventa del maíz, Zelaya no se pronunció y recalcó que "el maíz lo compra la empresa privada y de esa manera buscamos controlar los precios, queremos mandar un mensaje a los acaparadores o sueltan el grano o se quedan con él, porque la demanda será importada".

En el tema de los frijoles, el funcionario aseguró que también se aprobó la importación libre de 1,500 toneladas (30,000 quintales) del grano.

"En frijol autorizamos la importación de 1.500 toneladas de frijoles y hoy estamos solicitando que se inviertan 10 millones de lempiras (US$527.000) en la compra del grano, para tener un colchón", detalló el funcionario.

De acuerdo con el funcionario, el gobierno busca detener la especulación que, según ellos, se mantienen en el mercado nacional.

Aunque el Sistema de Información de Mercados de Productos Agrícolas de Honduras (SIMPAH), registra que el valor de la medida de maíz es de 22 lempiras en Tegucigalpa y 22.50 en San Pedro Sula, mientras que la medida de frijoles se cotiza en 80 y 85 lempiras.

La justificación del gobierno, para aplicar esta medida es detener la especulación de precios, "si no tratamos de que venga frijol se abusaría mucho más del consumidor, el problema son los grandes acaparadores, no las pulperías", dijo Zelaya.

En relación al resto de aumentos de precios, el funcionario dijo que es difícil controlar el mercado, cuando los precios internacionales del petróleo siguen al alza.

"No es fácil, no depende de esta Secretaría decir cuánto va a costar un producto, porque si los precios a nivel internacional suben no hay forma que podamos controlar el alza, pero sí controlarla un poco, que no se abuse", afirmó el reciente nombrado ministro, quien llegó en sustitución de Óscar Escalante, que fue suspendido por el presidente Porfirio Lobo Sosa, por recibir dádivas de la empresa privada.

Zelaya dijo que estos altos precios impactan de forma directa en el índice inflacionario, que será revisado en la próxima visita del Fondo Monetario Internacional (FMI), que llegarán al país a finales del mes de marzo.

"Al Fondo (FMI) tenemos que ponerle la cosas claras y decirle que estamos ahorrando dinero por otras rutas, pero la inflación la está provocando el petróleo, creo que en el fondo debería revisar lo que estamos pasando nosotros y no solo pedir que controlemos nuestra situación financiera".

Estas decisiones sobre la importación masiva de maíz no ha sido concertada por los productores de granos básicos, quienes aseguraron ayer no conocer sobre esta determinación.

De acuerdo con miembros de Prograno, buscarán de forma inmediata la información detallada sobre esta medida, anunciada ayer por el ministro de la SIC, a varios medios de comunicación.

El estatus que Honduras maneja actualmente para la importación de maíz es a través de dos vías: el convenio de precios de compraventa que se maneja entre la agroindustria y los productores.

Y en segundo lugar, las cuotas establecidas por el Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica, Estados Unidos y República Dominicana (CAFTA).

De acuerdo con la cuota CAFTA, la agroindustria tiene autorizada la importación libre de arancel de cinco millones de quintales de maíz amarillo y 500,000 quintales de maíz blanco.

El restante grano que desee ser importado, deberá pagar 45% de arancel, según lo establecido por este convenio marco internacional.

Además, existe otra medida de control, que el Estado hondureño ha establecido, como lo es la banda de precios.

Esta herramienta de control establece que si los precios del maíz se encuentran en alza en Estados Unidos, el arancel baja, contrario sucede cuando el grano se encuentra con bajos precios, por consiguiente el arancel se incrementa, para no afectar la producción local.

El HERALDO buscó la reacción sobre esta medida con las autoridades de Prograno y con ejecutivos de la Bolsa Agrícola (Agrobolsa), quienes prefirieron no dar declaraciones hasta no tener información exacta de parte del gobierno, debido a lo delicado de la medida.