Tegucigalpa.  Mientras en el Congreso Nacional y en la Secretaría de Finanzas se justificó en 2013 un endeudamiento internacional por mil millones de dólares, vía bono soberano, para readecuar deuda interna, la Asociación Hondureña de Instituciones Bancarias (Ahiba) sostiene que esta aspiración nunca se cumplió.

El tema de la deuda interna y la contratación de un nuevo endeudamiento, así como otros temas macroeconómicos, fueron abordados por el designado presidente del Banco Central de Honduras (BCH) , Marlon Tábora, y el presidente de la Ahiba, Roque Rivera.

Expresó que la Secretaría de Finanzas no readecuó en ningún momento la deuda pública interna con recursos del bono soberano colocado en el mercado internacional por un monto total de US$1.000 millones.

“A la banca no le han pagado nada -con el bono soberano-. La banca tiene estructurado el vencimiento de sus bonos y se le paga en función de que caigan los vencimientos. Los recursos del bono soberano se utilizaron para pagarle a proveedores y etc, etc”, expresó Rivera.

De manera reciente, el secretario de Finanzas, Wilfredo Cerrato , respondió a consultas respecto a este tema que en el presente se realizaba una auditoría para determinar como se utilizaron estos recursos.

El Congreso Nacional aprobó en el Presupuesto General de la República de 2013 la emisión de un bono soberano por US$750 millones.

En marzo reportó Finanzas que colocó US$500 millones en el mercado internacional a una tasa de 7,5% y 11 años plazo y que los US$250 millones restantes serían adjudicados en una fecha posterior.

Un informe del BCH a noviembre de 2013 indicó que estaba en cero el saldo del fideicomiso mediante el cual se administró el primer tramo de este bono.

En diciembre, Finanzas salió al mercado con el segundo tramo del referido bono más una ampliación de US$250 millones adicionales que fueron colocados, también, en el mercado internacional.

En este momento también se justificó en el Congreso Nacional que la ampliación del bono sería para readecuar deuda “cara y de corto plazo” contraída con los bancos vía colocación de bonos del Estado.

El secretario de Finanzas también reconoció que estos recursos se utilizaron para honrar deudas con proveedores del Estado y que en los próximos días participarían en una transacción con la banca privada para readecuar deuda interna, para obtener recursos frescos.

Más endeudamiento. Por su parte, el presidente de la Ahiba confirmó que además discutieron con el designado presidente del BCH que este mes se vence una emisión de bonos por US$89,79 millones  y que el gobierno está en disposición de honrar esta deuda.

“Sin embargo, el interés del gobierno es de pagarnos y una vez recibido estos recursos quieren que de una manera inmediata se los volvamos a colocar”, dijo el banquero.

Para el presidente de la Ahiba esta transacción es posible, pero deberá realizarse en condiciones razonables de mercado. Además, cada banco determinará si es factible continuar con la compra de bonos del Estado.

Luego de esta conversación, Rivera expresó a los periodistas que el déficit fiscal correspondiente a 2013, que es la diferencia entre los ingreso corrientes y el gasto público, será superior a 6% e inferior a un 8%, una cifra muy alta que debe reducirse. “Espero que para este año se logre un déficit de un 6%”, indicó.

Según Rivera, lo que ha propuesto la banca a las autoridades del BCH es que el gobierno maneje las finanzas públicas de una manera ordenada y que busque la manera de reducir el déficit fiscal porque llegó a niveles excesivos. Además se debe reducir el gasto y se deben invertir más recursos en infraestructura pública”, indicó.

En este sentido, es del parecer que un Presupuesto General de la República por US$9,329 millones debería tener un componente mayoritario para la inversión y menos para el gasto corriente. “Creo que el gobierno debería de reducir su tamaño”.

“Paquetazo”. Por el momento, Rivera descartó que el paquete de medidas fiscales contenidas en la Ley de Ordenamiento de las Finanzas Públicas tendrá un impacto en el incremento de las tasas de interés bancario porque existe liquidez financiera en el mercado. “Creemos, sin embargo, que las autoridades del BCH tendrán que buscar la manera para tener la tasa de inflación baja, caso contrario elevarán la tasa de política monetaria”, indicó.

Los depósitos bancarios en este momento ascienden a US$9,479 millones, para un crecimiento de 9%, y la cartera cerró con US$9,329 millones para un crecimiento de 11% en 2013.

Los activos totales de la banca superaron los US$16,8 millones, para un incremento de 13%, y el patrimonio de los bancos se estima en US$1,5 millones.

Pese a enfrentar una serie de medidas fiscales con anterioridad, explicó, que se mantiene un incremento en los depósitos bancarios, porque cada vez ingresan más personas al sector productivo, que genera ingresos y empleos así como actividades comerciales.

“Lo importante en Honduras es que existen 16 bancos que compiten entre sí y los clientes pueden ir a buscar el banco que les ofrezca los mejores plazos y las tasas de interés. Este es lo bueno de tener un negocio que es regulado, pero que tiene competencia”, expresó.

Por otra parte, de las medidas fiscales aprobadas el 20 de diciembre en el Congreso Nacional , dijo que en un primer momento se interpretó de una manera inadecuada que el Banco Central de Honduras prestaría recursos de manera ilimitada al gobierno durante 2014.

“El nuevo presidente del Banco Central, Marlon Tábora, nos expresó que esta situación no es así y que se interpretó la normativa de una manera inadecuada. El BCH continuará funcionando de acuerdo a su ley”, expresó Rivera.