Honduras participará en la quincuagésima tercera reunión anual de la asamblea de gobernadores del BIB, la que se realiza del 16 al 19 de marzo en Montevideo, Uruguay. Las delegaciones presentes abordarán una agenda cargada de temas actuales como la situación financiera mundial, las alianzas público-privadas, gestión del riesgo de desastres, la infraestructura, la sociedad civil y el gobierno, entre otros.

Sin embargo, la misión oficial, la que es encabezada por el secretario de Finanzas, Héctor Guillén, quien es el gobernador propietario de Honduras ante la asamblea del BID, lleva entre sus puntos a abordar la situación de la deuda pública, la que ronda 110.000 millones de lempiras, cerca de US$5.600M, tanto interna como externa.

Al 31 de diciembre de 2011, el saldo de la deuda pública externa ascendió a US$3.196,8 millones (61.218.7 millones de lempiras), mientras que el endeudamiento interno alcanzó 47.938,8 millones de lempiras. Pese a que Honduras recibió alrededor de 3,800 millones de dólares en concepto de alivio de la deuda pública externa por parte de los acreedores bilaterales y multilaterales, el país ha caído en un severo problema de endeudamiento interno, lo que se convierte en una amenaza para las finanzas públicas.

Guillén dijo que durante su estadía en la capital uruguaya sostendrá una serie de reuniones para abordar la deuda pública de Honduras. En el país, organizaciones como el Colegio Hondureño de Economistas (CHE) han brindado un espaldarazo al anuncio oficial de la conversión de la deuda pública, que tiene como objetivo buscar la sostenibilidad en el corto, mediano y largo plazo.