Las centrales obreras y campesinos de Honduras anunciaron un "paro cívico" programado para el próximo martes, en protesta por el alto costo de la vida y exigiendo la resolución de la problemática agraria.

El dirigente Rafael Alegría advirtió este jueves que como parte del paro se han planificado tomas de las principales carreteras de Honduras, con la participación del Frente Nacional de Resistencia Popular.

Alegría pidió la comprensión del pueblo de Honduras, principalmente de los transportistas, y calificó de necesarias las tomas para demandar soluciones del gobierno.

Los obreros y campesinos reclaman la no privatización de la escuela pública, un alto a los constantes incrementos de los precios de los combustible, una solución definitiva al conflicto agrario y acciones contundentes en materia de seguridad alimentaria.

Asimismo, pedirán la apertura democrática en Honduras y el retorno del ex presidente Manuel Zelaya.

Durante el más reciente "paro cívico" convocado por la resistencia, la Policía Nacional detuvo a 41 personas en San Pedro Sula, cinco en Tegucigalpa y cuatro en Sonaguera, Colón (norte de Honduras), por participar en actos vandálicos y bloqueo de vías públicas.

La secretaría de Seguridad ha advertido anteriormente que por orden del presidente Porfirio Lobo Sosa, desalojará cualquier toma de calles o carreteras que impidan la libre circulación de los ciudadanos.