Tegucigalpa, EFE. El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, dijo que aunque su país ha recibido ofertas por US$2.500 millones, por ahora solamente interesa colocar US$500 millones en bonos para hacer frente al presupuesto del Gobierno.

En escuetas declaraciones a periodistas en Amapala, sur del Honduras, el presidente se refirió a la venta de los bonos soberanos que, por US$750 millones, aprobó el Parlamento hondureño a finales de 2012.

Lobo habló de los bonos tras las afirmaciones, este lunes, del expresidente del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) Federico Álvarez, quien dijo que Honduras ha logrado colocar en el exterior US$750 millones en bonos a un interés del 6,5%.

"Si bien es cierto que hemos ido bien con la colocación en bonos soberanos, recibimos ofertas de US$2.500 millones, pero interesa colocar US$500 millones nada más ahorita", indicó Lobo.

Agregó que "si el Estado tiene mucho (dinero) tiende a relajarse y no apretar" (en la recaudación fiscal).

"Yo sugiero, como dije la vez pasada, que veamos la forma de mantener el paso en el tema y que para que se pueda hacer más obras se pueda buscar triangular con la banca para contratar y pagar en diferido y poder cubrir más", subrayó.

Según Álvarez, la colocación de los bonos soberanos, por 750 millones de dólares, al parecer en Europa, es "una buena noticia", aunque subrayó que otros países como Costa Rica y Guatemala han colocado a un interés que oscila entre el 4% y 4,5%.

Álvarez y el director del Foro Social de Deuda Externa de Honduras (Fosdeh), Mauricio Díaz, coinciden en que si bien el Gobierno está accediendo a recursos para hacer frente a la crisis fiscal y económica que atraviesa, también está contrayendo nuevas deudas que tendrán que pagar los hondureños.

El ministro de Planificación, Julio Raudales, dijo hoy a periodistas que no podía confirmar la versión de Álvarez sobre los 750 millones de dólares que el Gobierno habría colocado en el exterior, y que en todo caso le correspondería anunciarlo a la Secretaría de Finanzas, que no se ha pronunciado al respecto.

Raudales recordó que la presidenta del Banco Central de Honduras, María Elena Mondragón, y el ministro de Finanzas, Wilfredo Cerrato, están negociando en Europa la colocación de bonos soberanos del Estado.

La colocación de los "bonos soberanos" se habría producido después de que hace dos semanas la agencia internacional Moody's bajara la calificación de Honduras, de "estable" a "negativa".

Según Moody's, Honduras tiene "poca probabilidad de una consolidación fiscal significativa en 2013" debido a que este año habrá elecciones generales en el país centroamericano (el 30 de noviembre) y a la falta de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Un nuevo acuerdo con el FMI, después del suscrito en octubre de 2010, por 18 meses, que terminó en marzo de 2012, es poco probable en lo que le resta de mandato a Lobo, quien dejará el cargo el 27 de enero de 2014.

La crisis fiscal y económica sin precedentes que atraviesa Honduras ha llegado al grado de que en los últimos cuatro meses el Gobierno ha tenido dificultades para pagar salarios a los empleados públicos y otros compromisos.

Según analistas locales, la deuda interna del país sumaría unos 53.000 millones de lempiras (unos US$2.650 millones), mientras que la deuda externa rondaría los US$5.000 millones.