Tegucigalpa, Honduras. El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, y el presidente de la Corporación Desafío del Milenio (MCC), Daniels Yohanes, firmaron la declaratoria de cierre del proyecto de cooperación con la esperanza de que el país sea beneficiado con la aprobación de un segundo convenio.

"Concluir bien quiere decir que viene la segunda etapa", dijo el presidente Porfirio Lobo en el evento realizado en Casa de Gobierno.

El miércoles 21 de septiembre de 2005 (gobierno de Maduro) se aprobó el primer acuerdo de cooperación entre la MCC de Estados Unidos y el gobierno de Honduras, por un monto de US$255 millones.

Un total de US$119,9 millones fueron invertidos en proyectos de infraestructura vial, otros US$67,7 millones para desarrollo de pequeños productores y US$17,4 millones en la gerencia y supervisión de esos renglones. En total, se ejecutó un aproximado de US$205 millones.

El proyecto vial permitió mejorar y ampliar 50 kilómetros de la carretera CA-5. También fueron pavimentados 65 kilómetros de la red secundaria en Choluteca, Comayagua y La Paz.

Esta ayuda benefició a 1,3 millones de personas.

Con el mejoramiento de esos caminos se pudo agilizar el transporte de productos agrícolas dentro del país y para fines de exportación.

Uno de los resultados de apoyo al sector agrícola fue lograr que seis mil agricultores ganen dos mil dólares por hectárea al año.

También se instalaron cinco mil sistemas de riego por goteo y 65.000 sistemas por goteo comunitario, así como la construcción de 17 centros de mercadeo agrícola.

En suma, fueron beneficiados 350.000 productores de forma directa.

"Tenemos que seguir adelante apoyando las cadenas productivas, hay que seguir adelante creando una corporación de exportaciones para que el productor sea el que reciba el mayor beneficio y no se quede en el intermediario", exhortó Lobo Sosa.

Estos proyectos deben de ser sostenibles a 20 años, por lo que el poder Ejecutivo hace el esfuerzo para dar las asistencias necesarias, aseguró el mandatario.

"La mejor carta de presentación para Honduras es que concluimos con éxito el cierre de este compacto, tenemos una agenda de país sentada en la transparencia, la gobernabilidad, el combate a la corrupción y respeto a la ley".

Al evento también asistieron el embajador de Estados Unidos, Hugo Llorens; el representante de la MCC para Honduras, Jonhatan Brooks; y la ministra de la Presidencia, María Guillén, entre otros.

Segunda etapa. El director de la Cuenta del Milenio por Honduras, Martín Ochoa, dijo que algunas obras que quedaron pendientes de ejecutar se realizarán con los US$130 millones financiados por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).

Estos proyectos consisten en terminar la carretera desde Tegucigalpa a Río del Hombre y de ahí a Comayagua, y el interconector con el anillo periférico, en la capital.

El funcionario indicó que para que Honduras sea elegible, la directora del MCC, la secretaria de Estado Hillary Clinton, analizará el próximo año el desempeño de los países aspirantes en diferentes áreas.

La nación aspirante debe tener una buena administración de los recursos asignados, tiene que mostrar progresos en gobernabilidad, obediencia de la ley y lucha contra la corrupción, que son parte de indicadores.

En la gestión de Zelaya Rosales, el país estuvo a punto de perder parte de esta ayuda por su baja calificación en lucha contra la corrupción, pero logró pasar un programa de remediación con el que retuvo el dinero.

Ejemplar. El embajador de Estados Unidos en Honduras, Hugo Llorens, calificó de ejemplar el desempeño, manejo y administración de los recursos y programas de la Cuenta del Milenio por parte del gobierno del presidente Porfirio Lobo.

El diplomático aseveró que la MCC es una de las iniciativas con mayor éxito que impulsa su gobierno y que Honduras dio un buen ejemplo de cómo se utilizan los recursos otorgados.

Destacó que pese a la crisis política, la MCC no detuvo los proyectos para no afectar a la población beneficiaria.