El éxito en el cumplimiento del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), pasa por el control del gasto público y de las demandas de grupos sociales, según la presidenta del Banco Central de Honduras (BCH), María Elena Mondragón.

"Las demandas sociales son muchas y todas son válidas, pero son limitados los recursos, así como el Presupuesto General de Ingresos y Egresos de la República", dijo.

Por su parte, el ex ministro de Finanzas, Arturo Alvarado, dijo que 74 centavos de cada lempira recaudado por el fisco se diluye en sueldos y salarios de burócratas.

"Mediante el diálogo que el presidente Porfirio Lobo tiene con varios sectores se busca hacer un pacto, una alianza de justicia social", indicó la presidenta del BCH.

"Es urgente definir una política salarial integral que sea equitativa, proveedora de ingresos dignos y justos, pero que tenga en cuenta la capacidad económica del Estado", explicó la funcionaria.

Se debe mejorar también, continuó, la ejecución de los proyectos financiados con recursos externos.

La funcionaria dijo que esperan con optimismo la visita de una misión evaluadora del FMI que arribará el 28 de febrero del presente año.

Mondragón resaltó que durante 2010 se elevó la recaudación tributaria y el déficit del gobierno central se situó en 4,8%. "Se refleja un crecimiento económico mayor respecto al año anterior y esperamos que sea mayor para este año", estimó.

Están pendiente de cumplimiento, a la fecha, una serie de compromisos de política que se deben solventar en los próximos días. "La misión del FMI se irá del país muy contenta", dijo.