La Secretaría de Finanzas de Honduras será el ente encargado de agilizar los pagos de la deuda que tienen varias instituciones del gobierno por la prestación de servicios públicos de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Enee), el Servicio Nacional de Acueductos y Alcantarillados (Sanaa) y la Empresa Hondureña de Telecomunicaciones (Hondutel).

De esa forma reacciona el sector público luego que el presidente Porfirio Lobo Sosa ordenara cortar los servicios a las instituciones estatales morosas. 

Danilo Alvarado, gerente del Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillados (Sanaa) comentó que la deuda del sector público con ellos acumuló, a finales del año pasado, 200 millones de lempiras (US$10,3M).

Sin embargo, aclaró, 70% de ese monto ya fue cancelado, eso significa que la mora se ha reducido a 60 millones de lempiras (US$3,1M).

Una fuente de la Secretaría de Finanzas contó a El Heraldo que dada la situación actual, de que nunca se paga los servicios públicos, esa entidad derogó más de 480 millones de lempiras (US$24,9M) entre 2009 y 2010 para disminuir esas moras.

A la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Enee) se le cancelaron 110 millones (US$5,7M), mientras que a Hondutel se le pagaron 232 millones (US$12M). Al ente autónomo se le canceló 140 millones de lempiras (US$7,2M).

Un informe de la Enee revela que el sector público le debía a ese organismo, hasta diciembre de 2009, 369,7 millones de lempiras (US$19,2M). El sector privado tenía una mora de 1.508,7 millones de lempiras (US$78M).