El ex-ministro de Finanzas, Arturo Alvarado, expresó que el déficit fiscal es uno de los principales problemas que enfrentará el gobierno durante 2012, pese a la aplicación de paquetes tributarios.

"El déficit del gobierno central oscila entre un 4% y 4,5% que es un porcentaje elevado, pese a la aplicación de las mediadas tributarias que se han tomado", indicó.

El déficit fiscal es la diferencia que existe entre los ingresos corrientes y el gasto corriente del gobierno. "Este problema se enfrenta en mayor medida desde 2009", dijo.

Reconoció que existe incumplimiento en el proceso de recaudación fiscal proyectado para este año. Lamentó que pese a esto el presupuesto general de la república crece de manera acelerada y ya representa un 50% del Producto Interno Bruto (PIB). Esto quiere decir que por cada lempira producido en el país, 50 centavos son consumidos por el sector público.

La mayoría de estos recursos se diluyen en sueldos y salarios de los empleados públicos y una pequeña cantidad en gastos de inversión.

"Vemos que el 65% del presupuesto para el 2012 será para cancelar sueldos y salarios, sin contar las transferencias a las entidades autónomas y semiautónomas. Al contar estas instituciones diríamos que este renglón consume entre el 75% y 80% del presupuesto general", dijo.

"En lo particular el año 2012 lo vemos con incertidumbre debido a la crisis en países como Italia y Francia entre otros de Europa", dijo.