Especuladores buscan hacer el negocio del año con la compra y venta del billete verde. De una manera inexplicable, en los últimos tres días algunas instituciones del sistema financiero local elevaron en un 900% su demanda de dólares en la subasta electrónica de divisas.

"Bancos que de manera tradicional ofertan en esta subasta por cinco millones de dólares, ahora demandan que se les adjudiquen US$50 millones", denunció el presidente de la Asociación Nacional de Industriales (Andi), Adolfo Facussé, en el marco de una reunión donde participaron dirigentes y ejecutivos del Consejo Hondureño de la Empresa Privada de Honduras (Cohep), con autoridades del Banco Central de Honduras (BCH).

A partir del lunes 25 de julio del presente año, la tasa fija de cambio del lempira que existía desde hace seis años fue sustituida, al retornar al sistema de banda cambiaria.

En el ambiente empresarial y financiero del país se presentaron una serie de inquietudes y preguntas por está determinación, que fueron discutidas ayer con las autoridades monetarias.

"Horrendo". El presidente de la Andi, Adolfo Facussé, se preguntó cómo es que a un banco que de manera tradicional se le han asignado cinco millones de dólares ahora demanda US$50 millones.

En la actualidad, "los bancos tienen acceso a las cantidades que siempre han requerido, pero no a montos especulativas. Esto nos parece horrendo", indicó. El Banco Central, continuó, vende todos los días un monto estimado en US$30 millones que se distribuyen entre los 16 bancos supervisados por la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS) y casas de cambio debidamente establecidas.

"Si un banco en los últimos seis meses siempre requirió entre cinco y siete millones de dólares, nuestro parecer es que continúe con la formulación de la misma solicitud. Estamos en contra de que pidan montos de US$50 millones", expresó el industrial. Los empresarios en el marco de la reunión solicitaron al Banco Central que rechace las ofertas presentadas por los especuladores.

El empresario reconoció que en algunos bancos del país existen restricciones parciales o totales para la venta del billete verde. "Recomendamos que si van a un banco y no les dan sus divisas, vayan a otra institución financiera", indicó.

La presidenta de la Cámara de Comercio e Industrias de Tegucigalpa (CCIT), Aline Flores, denunció que los especuladores pretenden beneficiar a un grupo o a una persona en particular. "Creemos que esta medida aplicada por el BCH propugna favorecer al país y a la economía.

Es bueno saber que el Banco Central tiene los recursos suficientes para financiar las importaciones de los próximos cuatro meses, pero no hay recursos disponibles para los especuladores", indicó.

El director del BCH, Manuel Bautista, reconoció que se encuentran muy sorprendidos por la alta cantidad de dólares que se ha demandado en las últimas subastas electrónicas.

"Nosotros conocemos que en el último semestre el promedio demandado por los agentes económicos es de 30 millones de dólares. El Banco Central tiene la potestad de determinar, de acuerdo a la ley, cuáles son los montos mínimos que se deben adjudicar. No se permitirá que especulen", dijo.

La medida. Según Facussé, la aplicación de esta reforma en el sistema cambiario fue solicitada en el marco del Encuentro Nacional Empresarial (ENAE) 2011.

El dólar, continuó, es una divisa, una mercancía como cualquier otra y su cotización depende de la actividad económica en el país. Si en el país existe preocupación por estimular la economía y aumentar las exportaciones, nuestra moneda se revalorizará; de suceder lo contrario, enfrentaremos la devaluación de la moneda.

"El objeto de la banda cambiaria no es revaluar ni devaluar el lempira respecto al dólar, sino tener un tipo de cambio realista con las condiciones del mercado", expresó.