El gobierno hondureño, como parte de la revisión de las exoneraciones fiscales y la posterior reforma de la Ley del Impuesto Sobre Ventas (ISV), gravaría con el 12% del impuesto al 80% de los alimentos que componen la canasta básica.

Santiago Herrera, director del Centro de Investigaciones Económicas y Sociales (CIES), adscrito al Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), encendió la alerta sobre el tema, reporta el periódico La Prensa de Honduras.

Para el director del Centro CIES, en base a una serie de opciones evaluadas en el marco de esta comisión se proyecta que la lista de alimentos exonerados de este gravamen se reduzca a unos 32. Además, agregó que se perfila que cobre el 12% de ISV a las medicinas, al transporte urbano y a la factura mensual de energía eléctrica.

Herrera considera que el tema debe evaluarse de acuerdo al impacto económico que tendría en el bolsillo de los consumidores y en la competitividad de las empresas.

Asimismo, recordó que el Banco Central de Honduras (BCH) toma en cuenta una canasta básica de 282 productos, bienes y servicios para determinar el Índice de Precios al Consumidor (IPC), instrumento que determina la tasa de inflación mensual. Empero, en un decreto legislativo del 10 de abril de 2003 se determina una lista de 149 productos exonerados del pago del ISV, además de todos los productos los vegetales de producción nacional.

La idea de esta comisión, continuó Herrera, es que se exonere del pago de este impuesto a los productos consumidos por los pobres. Al parecer, el Gobierno propugna que se castigue a los consumidores de la clase media con este impuesto, porque tienen la capacidad económica de pagar un alimento de mejor calidad.