Está por finalizar la tregua y comenzar la batalla por preservar el "secreto bancario". Al terminar el largo feriado de Semana Santa se agenda en el Congreso Nacional la discusión de la Ley Antievasión Fiscal.

El anuncio fue recibido por los empresarios a menos de una semana de la aprobación de una importante reforma tributaria al artículo 22 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta (ISR). Uno de los principales riesgos que se perfila es que el gobierno tenga conocimiento de los movimientos de las cuentas de los particulares, en este momento de inseguridad ciudadana, asaltos y secuestros.

Nueva sorpresa. La presidenta de la Cámara de Comerció e Industria de Tegucigalpa (CCIT), Aline Flores, reveló que en una reciente reunión sostenida entre líderes empresariales y funcionarios se les informó que esta nueva ley será discutida en la Cámara Legislativa en los próximos días.

El director de la CCIT, Mario Bustillo dijo que la normativa trae consigo un "un paquetazo oculto", nuevas acciones para elevar los ingresos del gobierno.

El director ejecutivo de Ingresos (DEI), anunció desde el inicio del presente año la ejecución de una serie de acciones tendientes a menguar un alto porcentaje de evasión fiscal. Entre el "arsenal" de acciones se perfilaba la Ley Antievasión, un sistema de facturación electrónica y el cobro de tributos a personas que tienen profesiones liberales.

Además, prometió continuar con la periódica publicación de morosos con el fisco en la página www.dei.gob. La presente meta de recaudar casi 53.000 millones de lempiras (US$2.752 millones) en tributos es una de sus principales preocupaciones.

Para ello, desea que el Congreso le apruebe la nueva legislación, pero que también se reforme el Código Tributario y le incorporen una disposición para combatir la evasión fiscal. "La ley servirá para poder agenciar al Estado mayores ingresos sin necesidad de tocar el tema de impuestos", dijo.

En su momento, Guillén le informó que está avanzado el diseño para implementar, también, un sistema de facturación electrónica en el ámbito nacional y que su aplicación no le costará ni "cinco centavos" al gobierno.

El funcionario ha dicho que para la aplicación de estas y de otras acciones dispone del pleno respaldo del presidente Porfirio Lobo. La aprobación de estas normativas han sido concertadas con distintos actores en el ámbito local e internacional, pero de manera particular, con el Poder Legislativo.

El impacto. La presidenta de la CCIT reveló que en el marco de la reunión con funcionarios de Finanzas no les fue presentado el contenido de la Ley Antievasión. "Creo que este tipo de información debe ser pública e incluso debe estar disponible en el Internet", expresó.

Una de sus preocupaciones principales es que se violente el tema del secreto bancario. Datos preliminares brindados por el sector privado del país apuntan a que esta normativa será un "doble paquetazo y en la última propuesta se elimina el secreto bancario".

Las autoridades de la DEI consideran que es necesario tener conocimiento de los saldos de las cuentas bancarias de los contribuyentes naturales y jurídicos para saber si en realidad no están evadiendo al fisco.

El vicepresidente del Congreso Nacional, Marvin Ponce, ha señalado que la regla por excelencia y no la excepción entre los empresarios es la de evadir el pago de tributos.

Lo que está claro, continuó el parlamentario, es que existe toda una política de evasión fiscal recurrente que de manera desafortunada el Estado no ha podido frenar. Indicó que ante esta situación, no les quedó más que aprobar el decreto del 1% sobre las ventas brutas, que ha sido refutado por la cúpula empresarial del país.

Ponce confirmó que en los próximos días concertarán la Ley Antievasión.

"Cacería de brujas". La presidenta de la CCIT dijo a una cadena radial que apoyarán la reforma al Código Tributario con el espíritu de ordenar la normativa. "Creo que la Ley Tributaria en Honduras está fracasada. Siento que las autoridades están haciendo un montón de remienditos por varios lados, y ellos mismos se contradicen", expresó.

Se mostró a favor de convocar a los máximos especialistas en derecho tributario, en auditoría y en contabilidad para concertar junto con el gobierno la reforma tributaria. "Queremos dar ideas al gobierno para que la Ley Antievasión y la reforma al Código Tributario que todos paguen impuestos, que no sean leyes nefastas y esto no se convierta en una cacería de brujas".