El programa económico que el gobierno de Honduras y el Fondo Monetario Internacional acordaron en septiembre de 2010 expira este próximo 29 de febrero. La vigencia del arreglo era de 18 meses.

Para acordar la siguiente visita de la misión técnica del FMI y reunirse con las autoridades de ese organismo internacional, una misión oficial se encuentra en Washington. La delegación hondureña la integran María Antonieta Guillén, secretaria de la presidencia y coordinadora del Gabinete Económico; la presidenta del Banco Central, María Elena Mondragón, y Héctor Guillén, secretario de Finanzas.

Además, Elizabeth Rivera, coordinadora de la Unidad de Planeamiento, Evaluación y Gestión (UPEG) de la Secretaría de Finanzas y Hugo Castillo, asesor de esa dependencia.

Héctor Guillén considera que las condiciones económicas internas son favorables para alcanzar un nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. La última revisión del programa vigente evidenció que la administración central no cumplió con la meta del déficit fiscal neto, que era de -3,5% del PIB y al cierre de 2011 fue de -3,9%.

La última revisión del acuerdo comprenderá las metas indicativas y reformas estructurales acordadas para enero-marzo de 2012, que son las que evaluará la misión en su próxima visita a Honduras.

Nuevo programa. El Heraldo conoció que la administración de Porfirio Lobo Sosa considera negociar un programa por dos o tres años, con el propósito de que el nuevo gobierno que asuma el 27 de enero de 2014 encuentre una Carta de Intenciones vigente.

El nuevo arreglo dependerá del cumplimiento del acuerdo vigente, el que vence este mes.

La administración central está obligada a ajustar algunas metas como el déficit fiscal, ya que las recaudaciones tributarias bajarán porque la DEI no puede seguir cobrando el 1% de anticipo del Impuesto Sobre la Renta, el que le generaría 348.5 millones de lempiras.