El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, se reunió en privado con la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI), que trabajó en las últimas dos semanas en una revisión y evaluación de las finanzas públicas.

Los representantes del organismo fueron recibidos por el gobernante en su residencia de El Chimbo para discutir la actual situación económica del gobierno, con aprietos hasta para cumplir sus obligaciones salariales con los burócratas.

Se supo que durante el encuentro se discutieron las medidas adoptadas por el gobierno para hacer más eficiente el gasto público y mejorar los ingresos durante el próximo año, de manera que se pueda garantizar un nuevo acuerdo con el FMI.

El pasado 27 de noviembre, la misión técnica del Fondo Monetario, presidida por el salvadoreño Lisandro Ábrego, inició en el país la revisión del artículo IV, que comprende una verificación general de la situación económica y social del país durante 2012 y una evaluación de las perspectivas de corto y mediano plazo.

Carta. La firma de una nueva Carta de Intenciones de Honduras con el FMI pasa por la aprobación de nuevos ajustes fiscales, según algunos expertos.

La semana anterior el Congreso Nacional (CN) aprobó un paquete de cuatro decretos con fuertes medidas económicas mediante las cuales el Ejecutivo pretende agenciarse más de 20.000 millones de lempiras (US$986,8 millones) para terminar 2012 y financiar el déficit de 2013.

La misión del FMI fue recibida por el titular del poder Ejecutivo luego de haber sostenido reuniones con diversos sectores que incluyen el Gabinete Económico y la empresa privada.

Con la empresa privada, los miembros del Fondo Monetario dialogaron sobre el fortalecimiento del sector de la construcción, trámites de permisos ambientales, la situación de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), los regímenes de pensiones y de la empresa Hondureña de Telecomunicaciones (Hondutel).

Para el próximo lunes la misión técnica del FMI tiene previsto reunirse también con los miembros del Congreso Nacional para abordar la situación financiera desde la perspectiva del poder Legislativo.

Programa. El último programa económico que el gobierno suscribió con el FMI expiró el 31 de marzo de 2012, sin embargo, nunca se conoció si Honduras cumplió con todas las metas indicativas y reformas estructurales acordadas.

Después de esta fecha, el país no ha logrado suscribir más acuerdos con el organismo, lo cual le ha generado un impacto de más de 2.000 millones de lempiras (US$98,6 millones) que fueron negados a Honduras para apoyo presupuestario.

El proyecto de presupuesto del sector público para el año 2013 es de 164.925,3 millones de lempiras (US$8.137,9 millones) , superior en 19.903,3 millones (US$982 millones) respecto al aprobado en 2012, que es de 145.022 millones (US$7.155,8 millones).

Este abultado presupuesto fue el remitido por el Ejecutivo al Congreso Nacional, el cual lo estaría aprobando la próxima semana. La dificultades económicas que enfrenta el gobierno han desatado en las últimas semanas una serie de protestas de trabajadores públicos y hasta alcaldes municipales que demandan el cumplimiento en el pago de salarios y transferencias.