Uno de los puntos que el gobierno hondureño y la misión técnica del FMI abordarán en la próxima negociación prevista para la segunda quincena de mayo próximo es la revisión de las metas fiscales para el año 2012.

Las autoridades hondureñas que estuvieron la semana anterior reunidas con personeros del Fondo Monetario Internacional en Washington abordaron ese tema, ya que variables como los ingresos tributarios experimentarán una caída por la inconstitucionalidad de algunas leyes, principalmente el cobro del 1% del impuesto sobre la renta.

Por ese concepto, la Secretaría de Finanzas programó recaudar alrededor de 700 millones de lempiras, los que no podrán ser generados por declararse inconstitucional el 1% del ISR.

La meta de ingresos tributarios para 2012 es de 55.046 millones de lempiras, superior a los 49.376.5 millones registrados el año pasado. El aumento sería de 5.669,5 millones de lempiras en el periodo analizado, lo que expertos en la materia consideran una meta bastante difícil de alcanzar.

De acuerdo con Arturo Alvarado, exsecretario de Finanzas, la parte fiscal será el punto central del próximo acuerdo económico que se negocie con el Fondo Monetario.

María Elena Mondragón, presidenta del Banco Central de Honduras, ha anunciado que en las próximas semanas iniciarán las conversaciones con el FMI para la firma de un nuevo programa económico, el que tendrá una vigencia de 18 meses.

La última Carta de Intenciones firmada con el Fondo Monetario expiró el 31 de marzo pasado.