A partir de 2012, todos los empleados permanentes y por contrato que trabajen para la administración central recibirán el pago de su salario a través del Sistema de Administración Financiera (Siafi).

El compromiso que el gobierno de Porfirio Lobo Sosa adquirió con el Fondo Monetario Internacional (FMI) incluye a los docentes, a los empleados de la salud y los jornaleros.

Desde el año 2000, la administración central viene usando el Siafi, no obstante, varias instituciones públicas no habían sido incorporadas, principalmente aquellas como la Secretaría de Educación y la Secretaría de Salud, que absorben la mayor cantidad de su presupuesto en sueldos y salarios.

El FMI ha venido proponiendo mayor control de la masa salarial, ya que todos los años se repite la historia de que miles de burócratas, principalmente docentes, no reciben el pago de su sueldo. Con el Siafi, cada empleado público recibirá su salario y otros pagos asociados a través de una transferencia bancaria.

Previo, cada persona que labore por acuerdo o por contrato deberá estar registrada en el Sistema Integrado de Administración de Recursos Humanos (SIARH).

Compromisos con el FMI. El programa económico que la administración Lobo Sosa negoció con el Fondo Monetario y que fue aprobado el 1 de octubre de 2010 contiene una serie de acciones para controlar el gasto salarial.

El primer compromiso era finalizar en marzo de este año el proceso de verificación del empleo en el sector educación, el que se cumplió en la fecha establecida, mientras que en el área de salud deberá estar finalizada en diciembre de 2011.

La Secretaría de Finanzas, la Secretaría de Educación y la Secretaría de Planificación y Cooperación Externa trabajaron en la depuración de la nómina para eliminar los cargos redundantes y algunas irregularidades encontradas en el SIARH-Siafi.

William Chong Wong, secretario de Finanzas, dijo que aún persisten algunas anomalías en las nóminas de Educación, las que son fáciles de comprobar porque hay maestros que tienen asignadas más de 72 horas semanales y en lugares distantes, difíciles de llegar en un corto tiempo para cumplir con la carga laboral asignada.

Octubre próximo se tiene como fecha límite para corregir todas las irregularidades en la planilla de Educación. Además, la Secretaría de Finanzas creó el año pasado una unidad centralizada para el control de la nómina, lo que permitió incorporar al Siafi la planilla de Educación y para finales de este año se planea sumar los jornaleros a los pagos vía transferencia bancaria.