Honduras. La advertencia de la dirigencia empresarial hondureña de la aprobación de un nuevo ajuste fiscal para cuadrar el presupuesto de ingresos y egresos de la administración pública de 2011 ha encendido las alarmas en otros sectores de la sociedad.

No obstante, funcionarias como María Elena Mondragón, presidenta del Banco Central de Honduras, aseguran que "medidas adicionales en materia tributaria no hay".

El director del Cohep, Armando Urtecho, manifestó este martes que el gobierno tendrá que aprobar otro paquetazo en el corto plazo para financiar el presupuesto del próximo ejercicio fiscal.

El 28 de marzo anterior, el Congreso Nacional aprobó la Ley de Fortalecimiento de los Ingresos, Equidad Social y Racionalización del Gasto Público, siendo publicada en La Gaceta 32.193 del 22 de abril de 2010 a través del decreto 17-2010. Se estima que este año las medidas fiscales aprobadas generarán 4.082 millones de lempiras (US$211 millones) de nuevos ingresos por concepto de impuestos.

Presupuesto 2011. Para el funcionamiento del gobierno central durante el próximo año, el poder ejecutivo solicita al Congreso Nacional que se aprueben 75.675,3 millones de lempiras (US$3.927 millones). Las instituciones descentralizadas tienen una asignación de 57.613,1 millones de lempiras (US$2.989 millones). En total, la administración pública requiere de 133.288,4 millones de lempiras (US$6.916 millones), representando un incremento de 9.3% en comparación al del año 2010, o sea 11.298 millones (US$586 millones) de aumento.

El presupuesto de la administración central -75.675,3 millones de lempiras (US$3.927 millones)- se financiará así: de  los 53.275,4 millones (US$2.764 millones), 70,4% corresponden a ingresos tributarios, es decir, 9.837,8 millones (US$510,43 millones); 13% será endeudamiento interno, y 12.562,1 millones (US$652 millones), correspondientes al 16,4%, procederán de fuentes externas.

La presidenta del Banco Central dijo que en la parte de ingresos se tomarán todas las acciones necesarias para fortalecer la Dirección Ejecutiva de Ingresos, para que haya un mejoramiento en la recolección de impuestos y en la administración tributaria, lo que vendrá a acompañar las medidas aprobadas en marzo pasado.

Se calcula que los ingresos tributarios crecerán de 43.262 (US$2.245 millones) a 53.275,4 millones de lempiras (US$2.764 millones), equivalente a un aumento de 10.013,4 millones (US$519 millones) en términos nominales y 32,1 puntos en valores porcentuales. Solo la aplicación del decreto 17-2010 se estima que generarán más de 7.000 millones de lempiras (US$363 millones) en impuestos.

Por el lado del gasto, la funcionaria dijo que el compromiso es un mejor control y focalización, a manera de generar espacios para mayores niveles de inversión pública.

Sostenibilidad fiscal. El programa económico que el gobierno de Honduras y la misión técnica del Fondo Monetario Internacional anunciaron el pasado 10 de septiembre tiene como objetivo recuperar la sostenibilidad de las finanzas públicas.

Esa meta debe ser alcanzada en los próximos 18 meses, o sea hasta marzo de 2012, que es la fecha de expiración del acuerdo, el que se espera sea aprobado por el directorio del FMI en los primeros días de octubre próximo.

Mondragón subrayó la importancia de mantener la disciplina fiscal y, sobre todo, la sostenibilidad para lograr la reactivación económica, lo que debe ser un compromiso de todos los sectores de la sociedad hondureña.

De acuerdo con el análisis de la misión técnica del FMI, la que está presidida por Przemeck Gadjeczka, en cuanto a las finanzas públicas, el programa apunta a reducir los desequilibrios fiscales mejorando así la composición del gasto público para dar espacio a inversión prioritaria y el gasto para reducción de la pobreza.

Para alcanzar estos objetivos, las autoridades están comprometidas a mejorar la administración y recaudación tributaria; controlar el gasto corriente, incluyendo la masa salarial; focalizar el gasto social hacia los más pobres y mejorar la posición financiera de las principales empresas públicas y fondos de pensiones.

El gobierno de Porfirio Lobo Sosa se ha comprometido a reducir el déficit fiscal neto de -4.5% a -3.3% del Producto Interno Bruto en el período 2010-2011. Cálculos de la Secretaría de Finanzas indican que por cada lempira recaudado, se gasta 1,25 lempiras.