La profunda crisis asistencial en la que se encuentra sumergido el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) no solo radica en la falta de presupuesto, sino también en la manera en la que se emplea lo poco que se tiene.

Un informe sobre la situación financiera del IHSS, revela cómo esta institución invierte el 62% de su presupuesto en el pago de planillas. Para pagar a los 5.206 empleados con que cuenta el Seguro Social se requieren más de 99 millones de lempiras (US$5,1 millones) mensuales.

La carga financiera del IHSS es tal que en pagos a proveedores, planillas y otras obligaciones el IHSS tiene una erogación mensual de 250 millones de lempiras (US$13 millones), que contrasta con los 207 millones de lempiras (US$10,7 millones) que ingresan a la institución de manera mensual. Esto representa un déficit mensual de 43 millones de lempiras.

Las proyecciones presentadas al Fondo Monetario Internacional (FMI) para este año, muestran que el IHSS cerrará con un déficit de 1.748 millones de lempiras. De este total, solo en suministros y materiales la cifra llega a unos 589 millones de lempiras.

¿Y la atención?. Según el informe presentado al FMI, apenas el 12% está destinado a la partida de pago de Materiales y Suministros, que abarca la compra de medicamentos, Hemodiálisis y Alimentación (para las personas hospitalizadas).

Por otro lado, la partida destinada a pago de contratación de limpieza, servicios públicos y subrogaciones de servicios médicos en las áreas regionales, consignados bajo el nombre de Servicios no Personales, alcanza apenas un 11%.

Para este año se muestra un crecimiento de los gastos del régimen de Enfermedad y Maternidad (EM) de un 29% mientras que los ingresos son de apenas el 21% , lo que genera un significativo déficit que se traduce en limitaciones asistenciales para los derechohabientes.

Evaluación de personal. Según las recomendaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), unos 1.800 empleados son los que se deben separar de sus funciones, pero para esto se debe practicar "una auditoría administrativa desde el punto de vista de personal, la que arrojará cuánto es el personal que necesitamos", manifestó Mario Zelaya, director del Instituto Hondureño de Seguridad Social.

De llevarse a cabo esta depuración significaría que el Instituto debería operar con unos 3.400 empleados. El viceministro de Salud, Javier Pastor, desveló que hay que hacer un ajuste de personal, buscando una relación de 3 a 1, es decir tres empleados para dar atención médica y uno para la parte administrativa, eso según la recomendación que ha dado la OIT.

Actualmente esta relación es de 1 a 1, ya que hay 2.677 empleados operativos que dan asistencia al paciente y cerca de 2.506 que laboran en la parte administrativa.

Hacer esta revisión de empleados también fue una de las recomendaciones que dio el FMI, "ellos recomendaron que debería llevarse a cabo esta auditoría administrativa, entonces, le solicitaron al BID (Banco Interamericano de Desarrollo), que son ellos los que tienen los recursos, para que nos apoyaran en esta auditoría desde el punto de vista de personal, para que arrojara con cuánta gente es que tiene que trabajar el Seguro Social", detalló Zelaya.

El funcionario dijo que los fondos para esta evaluación de puestos, "son provenientes del BID, ellos son los que financian esto, me reuní con ellos hace una semana exactamente y ellos determinaron los términos de referencia para dicha auditoría y van a contratar la empresa consultora para dicho fin", aclaró.

Ante esta aseveración de Zelaya, EL HERALDO consultó al representante del FMI en Honduras, Henry Ma, quien explicó que "El FMI hizo recomendaciones al gobierno hondureño para mejorar su sistema de Seguridad Social. Se recomendó la realización de una auditoría que incluye cuatro aspectos: financiero, operativo, técnico y administrativo".

El BID ayudará para la contratación de una firma internacional para realizar esa auditoría, "ya que es el BID el que realiza ese tipo de proyectos. No es una competencia del FMI", dijo.

Consultado sobre el costo de la auditoría, Ma señaló que "es el BID y el gobierno hondureño los que deben de ponerse de acuerdo al respecto".

Pocos médicos. De los 5.206 empleados que hay en el Seguro Social, apenas hay 821 médicos. Esta situación hace una relación de un galeno por cada 748 afiliados directos. Cabe recordar que el Estatuto Médico establece que los médicos generales deben atender a 36 pacientes mientras que los especialistas a 24.

Actualmente se atienden al año 2.688,518 consultas médicas. Los afiliados directos ascienden a más de 600 mil y los beneficiarios indirectos a 1 millón.

Para corregir este tipo de situaciones es que la Junta Directiva del IHSS ha aprobado que, previo al rompimiento de techos, se cumpla con un plan de reingeniería de la institución cuya finalidad sea la mejora de servicios.

Hay que recordar que la propuesta es elevar la tasa de cotización de un 3,5% a un 4% y pasar de 4.800 lempiras a 7.000 lempiras el techo de cotización.