El índice de inflación continúa desacelerándose, informó ayer el Banco Central de Honduras (BCH). En junio, la inflación fue de 3,2%, menor en 0,9 punto porcentual a la observada en igual mes del 2011.

“El Índice de Precios al Consumidor no registró ninguna variación con relación al del mes anterior”, refiere el informe. La caída interna de precios de los carburantes influyó en el nivel de inflación referido, pues los rubros de electricidad, combustibles, alimentos y bebidas no alcohólicas y transporte observaron disminuciones en sus precios, según el reporte.

Las rebajas de precios del crudo en el mercado internacional se tradujeron en una disminución de 4,38% en la gasolina súper, 5,54% la regular y 6,20% el diesel. 

Esta caída de precio también arrastró bajas en la canasta básica, indica el BCH, y según el reporte, los precios de los huevos, los productos lácteos, los frijoles rojos, el tomate, la carne de res y de pollo, el arroz clasificado y la manteca vegetal bajó y esto contribuyó a que la inflación no se disparara.

No obstante, también se reportan alzas en el alquiler de vivienda, que registró un incremento en su precio. Las regiones que reportaron mayor crecimiento inflacionario son San Pedro Sula y el Distrito Central, donde según el reporte es de 0,3% y 0,1% de incremento, respectivamente.