Es una de las actividades ilícitas que más pérdidas ocasiona al fisco hondureño. Las autoridades de la Dirección Ejecutiva de Ingresos (DEI) consideran que unos 2.500 millones de lempiras (US$128M) se pierden al año por el contrabando de mercaderías que ingresan a Honduras.

De acuerdo con proyecciones de la Secretaría de Finanzas, las recaudaciones del sistema aduanero alcanzarán 13.148.3 millones de lempiras (US$674M) durante 2011.

El tema ha cobrado auge en los últimos dos años, ya que además de la enorme cantidad de recursos que se evaden por concepto de impuestos, la DEI tiene conocimiento que una fuerte cantidad de productos que ingresan al mercado hondureño representan un serio peligro para la salud humana por la falta de cumplimiento de normas de calidad e higiene que los productos deben cumplir para su consumo.

Esos aspectos obligaron a 16 países latinoamericanos a participar recientemente en la segunda "Reunión de las aduanas y de los estamentos de seguridad de Centroamérica, El Caribe y Latinoamérica", en donde se dieron a conocer las amenazas que representa la introducción ilegal de mercaderías. La iniciativa surgió el año pasado con la participación de cuatro naciones.

Muchos países enviaron a sus directores de Aduanas por la importancia del tema, tanto por la parte de recaudación como los aspectos sanitarios, no siendo el caso de Honduras quien delegó a la jefe de la Unidad Antifraude de la DEI, Sanma Doblado, la representación. El director adjunto de Rentas Aduaneras de Honduras es Miguel Mejía.

Panamá ha colocado el contrabando en su agenda, ya que por su territorio entran y salen mercaderías a una gran parte de los países del mundo.

El contrabando

Este ilícito puede considerarse como la entrada, salida y venta clandestina de mercaderías prohibidas o sometidas a derechos en las que se defrauda a las autoridades locales. Por contrabando también puede entenderse como la compraventa de mercaderías, evadiendo los aranceles o impuestos obligados a pagar.

En Honduras, la introducción de mercaderías por las aduanas son gravadas con el Impuesto Sobre Ventas (12% y 15%), Impuestos Selectivos al Consumo y Derechos Administrativos de Introducción (DAI), así como multas y recargos cuando el caso lo amerita.

Un informe en poder de EL HERALDO revela que la mayor parte de productos que se introducen al país de manera ilegal son pantalones, tenis, zapatillas, camisas, carteras, relojes, licores, cigarrillos, accesorios para vehículos, alimentos, entre otros.

La mayor parte de esas mercancías son de reconocidas marcas, en las que se incurre otros delitos porque la mayor parte de los artículos son falsificaciones.

José Oswaldo Guillén, ministro director de Ingresos, considera que muchos de esos bienes son introducidos con facturas y pólizas falsas o adulteradas, por lo que la Dirección Ejecutiva de Ingresos instruye a sus oficiales de aforo y despacho a realizar minuciosas revisiones cuando haya presunción de contrabando. Agrega que acciones recientes como la intervención de las empresas de mensajerías o encomiendas puso al descubierto cómo muchos de estos negocios estaban siendo usados para el contrabando de joyas y otros artículos de uso personal.

El funcionario considera que el apoyo de la empresa privada es clave para combatir la introducción ilegal de productos, ya que en el país hay comercios establecidos que tienen la autorización, la exclusividad o la representación de ciertas marcas en el territorio nacional pero que al no haber denuncias no se puede castigar a los responsables o proceder al decomiso de los productos falsificados.

Evasión

Las autoridades de la DEI han realizado una serie de intervenciones para frenar el contrabando, acciones que han dejado buenos resultados pero aún hay mucho por hacer. Guillén subraya que la pérdida para el fisco es enorme y el combate no es fácil por la colusión entre importadores, agentes aduaneros, tramitadores con oficiales de aforo, administradores y subadministradores de aduana.

Confirmó que hay estimaciones oficiales y extraoficiales que revelan que por el sistema aduanero se evaden entre 2.000 y 2.500 millones de lempiras anuales, lo que indica la magnitud del problema. El funcionario dice que el decomiso de mercadería que se introduce de manera fraudulenta es a diario.