El Congreso Nacional de Honduras iniciará en las próximas horas la discusión y aprobación del presupuesto 2013, el que deberá estar dentro de los parámetros recomendados por los organismos financieros internacionales, informó Juan Orlando Hernández.

“Le pedimos a la comisión de presupuesto de todos los partidos que por favor lo tenga lo más consensuado posible, bajo los parámetros que nos permitan un arreglo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la reducción del gasto, para que se apruebe el presupuesto”, solicitó.

El dictamen del presupuesto recibía anoche los últimos toques. Posiblemente, los presupuestos de las instituciones como la ENEE, Hondutel, la empresa de correos y la Nacional Portuaria queden suspendidos para ser aprobados en el mes de enero, reveló el presidente del grupo de trabajo, diputado Francisco Rivera.

Dentro del presupuesto para 2013 se deberán tomar en cuenta diferentes proyectos que las autoridades gubernamentales llevan a cabo en la actualidad, como la Merienda Escolar y el Vaso de Leche, indicó; así como el presupuesto para pagar los salarios de miles de docentes, que en 2012 superó los mil millones de lempiras (US$49,5M)

Además, se deben estimar los gastos de las diferentes municipalidades, que demandan transferencias atrasadas por más de 2.000 millones de lempiras (US$99,1M)

Otro porcentaje a considerar dentro del presupuesto es el 6% que le corresponde a la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

Estado incapaz

Rivera manifestó que para la aprobación del presupuesto tendrán que hacerse algunas reorientaciones de algunos valores.

Reconoció que el Estado se encuentra en una situación económica difícil a raíz del excesivo gasto público.

El congresista destacó que “el Estado ya no tiene capacidad para más, para poder seguirle sacando más, la economía nacional ya dio lo que iba a dar, ya no más impuestos tributarios, nos mantenemos como estamos, lo único es que hay que gastar únicamente lo que se le asigna a cada funcionario”.

Según el congresista, las pérdidas en las empresas estatales superan los ocho mil millones de lempiras, lo cual ocasiona “un profundo bache o agujero financiero que deteriora las finanzas públicas y desgraciadamente va a parar al tesoro nacional”.

Rivera ejemplificó que solo la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) ocasiona pérdidas de cuatro mil millones de lempiras.

En ese sentido, recomendó que “si no se le da respuestas a estas nuevas inquietudes en este nuevo presupuesto, yo propondría que por lo menos no se apruebe presupuesto para esas empresas que tienen problemas deficitarios y que tienen problemas de pérdidas, mientras no se les encuentre una solución”.

El presupuesto de 2013 asciende a 164.925,3 millones de lempiras, desglosado en 89,276.4 millones de lempiras para la administración central, mientras que el sector descentralizado contará con una asignación de 75,648.9 millones, es decir que el crecimiento para el gobierno central será de un 1,5% y las instituciones descentralizadas tendrán un incremento de 9,8%.

Bajan mil millones. Por su parte, el poder Ejecutivo inició ayer un nuevo proceso de revisión del proyecto de presupuesto aprobado en septiembre pasado en Consejo de Ministros.

Los miembros del Gabinete Económico establecieron recortar la propuesta enviada al poder Legislativo ante las serias dificultades económicas que enfrenta la administración Lobo a raíz del excesivo gasto público.

El proyecto de presupuesto enviado al Congreso Nacional establecía un plan para 2013 de 165 mil millones de lempiras, es decir, unos 20 mil millones de lempiras más que el aprobado para el año fiscal de 2012, de alrededor de 144 mil millones de lempiras.

Julio Raudales, ministro de Planificación, explicó que se ha iniciado un proceso de “afinamiento” del proyecto de presupuesto para asegurar que los fondos programados para 2013 sean lo “más viables” posible.

Raudales aseguró que el presupuesto de 2013 “básicamente es bastante recortado en comparación con lo que se llevó en septiembre de este año, unos 86 mil millones de lempiras para la administración central, y a eso habría que sumarle unos 78 mil millones de lempiras por parte de las descentralizadas”.

De acuerdo a las cifras proporcionadas por el ministro de Planificación, el poder Ejecutivo estaría recortando apenas 1,000 millones de lempiras al proyecto de presupuesto planificado para el 2013, en virtud de que la suma entre lo establecido para la administración central y las descentralizadas es de 164 mil millones de lempiras.