Los empresarios de la construcción en Honduras, aseguran que no pueden hacer efectivo el aumento al salario mínimo si pasa de 3,5%.

La dirigencia de la Cámara Hondureña de la Industria de la Construcción (Chico) envió una nota a las autoridades de la Secretaría de Trabajo asegurando que no pueden hacer efectivo un aumento superior a ese porcentaje.

Las reacciones no se dejaron esperar luego de que el ministro de Trabajo, Felícito ávila, confirmó que por solicitud del presidente de Honduras, Porfirio Lobo Sosa, las negociaciones podrían retomarse.

"Mandamos el mensaje al ministro porque el sector construcción lleva dos años consecutivos de caídas y pedimos que tomen en consideración ese aspecto", dijo Alejandro álvarez, presidente de la Chico.

Según versiones de la Cámara, el 40% del costo de una construcción es la mano de obra; "de llegar a incrementarse en un 10% el salario, entonces significaría un aumento de 4% en el costo de una vivienda". El entrevistado comentó que "en primer momento el sector privado hizo una oferta de 7%, pero nosotros pedimos que se elabore una fórmula para la aplicación de los aumentos salariales y evitar toda esta pérdida de tiempo".

Los constructores recomendaron al gobierno ser prudentes al momento de tomar una determinación sobre el ajuste salarial, puesto que podrían generar un mayor desincentivo a las nuevas inversiones.

"El que más se afecta con el aumento es el gobierno por la clase escalatoria y a los empresarios no nos conviene que se incrementen los costos, porque no hay clientes. El país no está en capacidad de aumentar el salario mínimo, sin embargo, esta decisión se volvió política y no técnica", confirmó el empresario que representa a la Chico. El gobierno de Porfirio Lobo Sosa ha anunciado que el ajuste salarial oscilará entre 7% y 12%, y será dado a conocer en el transcurso de la presente semana.