Se necesitará más dinero para comprar la comida en el país. Los productores sostienen que el sexto paquete fiscal continuará con la eliminación de exoneraciones destinadas al cultivo de alimentos.

El proyecto de Ley de Racionalización de Exoneraciones Fiscales y Control en el Gasto Público contiene al menos 67 artículos y nueve títulos que impactarán en el bolsillo de los consumidores y de las empresas.

Las acciones

El presidente de Prograno, Juan Valladares, expresó a EL HERALDO que el gobierno empezó desde enero del presente año a imponer nuevas cargas tributarias en contra de los productores agrícolas.

“Nos comenzaron a aplicar un 12% de Impuesto Sobre Ventas (ISV), cuando compramos repuestos para equipo agrícola. Nos dimos cuenta de este tributo hasta cuando nos lo facturaron”, expresó.

Para el presidente de Prograno, el riesgo es que ahora se eliminen las exoneraciones a la importación de fertilizantes, insumos agrícolas, pesticidas, vacunas, nutrientes y otros insumos dedicados a la producción agropecuaria.

“El riesgo para nosotros es que la mayor parte de nuestra producción de maíz es negociada con intermediarios de las materias primas utilizadas en la fabricación de harinas y productos de consumo animal”, expresó.

Según Valladares, los intermediarios carecen de riesgos de producción y son los que obtienen la mayor ganancia. “Creo que el encarecimiento a los costos de producción, en este caso, no podrían ser traslados al consumidor final”, advirtió.

“Solicitamos a la Secretaría de Finanzas y al Congreso Nacional que escuchen a los sectores productivos ante de eliminar exoneraciones al sector agrícola. Es una realidad, estas acciones perjudicarán de manera directa al productor y al consumidor”, indicó.

Para el directivo de la Federación Nacional de Agricultores y Ganaderos de Honduras (Fenagh), Luis Donaire, señaló que el gobierno impone nuevas cargas tributarias a las personas de siempre, pero, obvia ampliar la base tributaria.

“Creemos que con estas acciones al final se encarece el precio de la canasta básica, porque trasladaremos al consumidor final el alza a los costos de producción”, indicó el dirigente.

Fue del parecer que para disipar las incertidumbres se debe conocer de una manera clara el contenido del nuevo paquete de reformas fiscales y darles el tiempo necesario para ser analizadas.

“Ahora pagamos el 12% de Impuesto Sobre la Renta cuando adquirimos las llantas, lubricantes y repuestos para nuestros tractores y otra maquinaria agrícola. Antes no se habló de este tema que impactó a los costos de producción”, expresó.