Santiago, Xinhua. De acuerdo con el último informe del Instituto Cato, de Washington, y Fraser Institute, de Canadá, sobre Libertad Económica en el Mundo. las principales naciones que encabezan el ránking son: Hong Kong de China, Singapur, Nueva Zelanda, Suiza y Australia.

En América, Chile retrocedió del séptimo al décimo lugar en la clasificación 2012 de libre competencia elaborada por el

El país sudamericano se mantiene entre las 10 economías de las 144 que considera la medición de 42 variables, organizadas en 24 temáticas y que se agrupan en cinco grandes bloques, indicó el estudio, citado hoy por el diario "La Tercera".

Con esta ubicación, Chile es el segundo país, detrás de Canadá, dentro del continente americano con mejor calificación en competencia y clima para hacer negocios.

En términos globales, el índice de libertad económica mundial mejoró, al subir a 6,83 frente al 6,79 de 2011, en una escala de 1 a 10.

"Tras dos años de caída durante la recesión global, la libertad económica mundial ha vuelto a repuntar", destacó James Gwartney, profesor de Economía de la Universidad Estatal de Florida y uno de los coautores del estudio.

El informe considera el tamaño del Estado, el sistema legal y el derecho de propiedad, la fortaleza de la moneda, los tratados internacionales y las regulaciones al mercado.

El documento refleja una gran disparidad en la libertad económica dentro de América Latina. La nación más cercana a Chile es Perú, que se ubica en el puesto 24, seguida por Panamá (37). Mucho más atrás aparecen Colombia (97) y Brasil (105).

En Europa, Reino Unido e Irlanda comparten posición (12) y bastante más atrás se ubican Alemania (31) y España (34).

Este análisis detectó diversos patrones, como que las economías industriales de ingresos altos en general tienen puntajes elevados en su sistema legal y derecho de propiedad, pero sus calificaciones son más bajas en las variables que analizan el tamaño del Estado y la regulación. Esto fue particularmente evidente en Europa occidental.

En países en desarrollo, el tamaño del Estado es menor, pero al tener tasas bajas en otras áreas, la calificación global también es menor.

El informe concluye que "la lección es clara: aunque el Estado tenga un tamaño acotado, eso es insuficiente para garantizar la libertad económica. También se requiere Estado de derecho, respeto a la propiedad, una moneda sólida, apertura comercial y regulaciones sensatas".