Los problemas que aquejan a las potencias desarrolladas, de agravarse de manera significativa, podrían desacelerar el crecimiento de la economía local pero "la palabra crisis está bastante alejada de la realidad uruguaya".

Así lo señaló el economista Jorge Morgenstern, analista para la región de banco HSBC, en la conferencia realizada este martes bajo el título, "Cuesta arriba: una perspectiva del mundo, América Latina y Uruguay", en Rara Avis.

El experto, junto a Javier Finkman, economista jefe para Sudamérica del banco británico, analizaron la coyuntura internacional y su efecto sobre la economía uruguaya. Las proyecciones de la institución son de un crecimiento de 7% para el país durante este año, con una desaceleración a 5% durante el próximo año. Descartaron, además, que los últimos episodios de la crisis tengan incidencia sobre el crecimiento económico local.

Para HSBC, las principales economías seguirán apuntalando la demanda a través de nuevas inyecciones de dólares, con lo cual las presiones a la baja del tipo de cambio seguirán vigentes, al menos hasta 2012.