Según publicó el experto Qu Hongbin, de HSBC, la evolución de la moneda china se llevará a cabo en tres etapas: el yuan debe convertirse, primero, en divisa de comercio mundial; segundo, en moneda de inversión; y, por último, en moneda de reserva mundial, reseña RT.

El yuan ya casi se ha convertido en una moneda mundial de comercio. De acuerdo con el grupo financiero SWIFT, la divisa china entró en la lista de las diez monedas más negociadas. La negociación del yuan se ha más que triplicado en los últimos tres años, hasta US$120.000 millones al día en 2013. Además, en esta clasificación el yuan superó al euro y se ha convertido en la segunda moneda más utilizada después del dólar.

De acuerdo con los resultados de febrero de 2014, el yuan también ocupó el séptimo lugar en la lista de las monedas más comúnmente utilizadas para los cálculos. En cuanto a este parámetro, la divisa china logró superar al franco suizo.

Hace cuatro años, solo el 3% del comercio exterior de China se realizaba en yuanes y ahora esta cifra aumentó seis veces, hasta el 18%. Hongbin indicó que en 2015 más de la mitad del comercio exterior de China con los países en desarrollo se realizará en yuanes, y cinco años después el 30% del volumen total del comercio exterior de China se realizará en la moneda china.