Río de Janeiro. Las pérdidas causadas por la huelga de los camioneros brasileños en todo el país desde el lunes pasado ya superan los 10.200 millones de reales (unos US$2.800 millones), según los primeros cálculos divulgados por varios sectores.

Los datos fueron publicados este domingo por el diario "Folha de Sao Paulo".

La cifra divulgada es más del doble que los 5.000 millones de reales (US$1.370 millones) que el gobierno anunció que usará para cubrir las pérdidas que la petrolera estatal Petrobras tendrá por reducir el precio del diesel durante 15 días, como aseguró la empresa como forma para lograr una tregua en las protestas.

El presidente de la Cámara Brasileña de la Industria de Construcción (CBIC), José Carlos Martins, aseguró que el 40% de las actividades del sector fueron afectadas por la huelga, comprometiendo negocios de 2.400 millones de reales (US$657 millones).

En la industria de pollos y cerdos, las pérdidas se estiman en unos 1.800 millones de reales (US$493 millones) en los primeros cinco días de la paralización, según la Asociación Brasileña de Proteína Animal (ABPA).

En la industria de pollos y cerdos, las pérdidas se estiman en unos 1.800 millones de reales (US$493 millones) en los primeros cinco días de la paralización.

La cifra incluye la previsión de exportación que no podrá ser hecha y la actividad del mercado interno. "Cada día está muriendo pollitos o huevos que no nacen. Ya murieron más de 50 millones de aves", afirma la ABPA.

En la industria de carnes bovinas, las pérdidas por las no exportaciones son de unos 620 millones de reales (US$170 millones), aunque se calcula que el perjuicio puede ser muy mayor en los próximos días, al empezar a faltar comida para los animales.

Los productores de leche, que protagonizaron una de las imágenes más vistas durante la semana pasada al lanzar en la carretera miles de litros que no pudieron entregar a sus clientes, calculan unas pérdidas de 1.100 millones de reales (US$300 millones).

La Confederación Nacional de Agropecuaria calcula en 95 millones de litros de leche la producción diaria que es descartada.

El sector farmacéutico asegura que ha dejado de facturar 1.000 millones de reales (US$275 millones ) entre lunes y viernes, mientras que las automotrices estiman que perdieron 1.300 millones de reales (US$355 millones) con la paralización de todas las fábricas, por no disponer de las piezas necesarias para su producción.

 

Otro mercado con pérdidas es el del comercio electrónico, que calcula una caída de unos 280 millones de reales en su facturación de la semana pasada, mientras que las empresas aéreas perdieron 50 millones de reales (US$13,7 millones) por los problemas causados por la huelga.

El sector de café estima en 550 millones de reales (US$150 millones) los negocios perdidos o atrasados, mientras que la fabricación de vestuario y textil proyecta un déficit de 1.200 millones de reales (US$330 millones) en esta semana de huelga.

Los camioneros protestan contra el aumento del precio de los combustibles. El gobierno se vio forzado el viernes a usar las fuerzas de seguridad para poner fin a la huelga, aunque las protestas siguen este domingo en buena parte del país.

La paralización de los camioneros ha provocado la falta de combustibles, alimentos y medicamentos en todo el país, paralizando a la mayor economía de América Latina.