SANTIAGO. Humphreys decidió mantener la clasificación de riesgo de los bonos de la Compañía Sud Americana de Vapores S.A. (CSAV) en “Categoría A-”.

Además, modificó la tendencia de la clasificación desde “En Observación” a “Estable”, cambio que se ajusta al hecho de que la empresa ha logrado enfrentar adecuadamente una de las peores crisis que ha afectado a la industria naviera.

De acuerdo a Humphreys, CSAV acreditó su viabilidad de largo plazo, en un mercado que está volviendo a retomar niveles de mayor normalidad dentro de la volatilidad propia del sector.

Las acciones en tanto, fueron clasificadas en “Primera Clase Nivel 1”, atendida su alta presencia diaria (de 100% en los últimos 12 meses) y la adecuada clasificación de solvencia asignada al emisor.

La fortaleza de los bonos de la empresa, se debe a su estructura financiera, caracterizada por una política de endeudamiento conservadora, enfocada principalmente en sus planes de adquisición de naves.

Adicionalmente, se valora el perfil de pagos de la deuda financiera, cuyos pagos anuales hasta el año de maduración de los bonos (2022) son acordes a la generación de caja esperada, mientras que la porción corriente de sus pasivos financieros llega a US$ 64 millones al primer semestre de 2010.

Entre de los elementos que contraen la clasificación otorgada a los bonos está la volatilidad del mercado naviero, cuyo crecimiento supera las tasas de expansión de la economía mundial en años de bonanza y, por el contrario, experimenta fuertes descensos en los años recesivos.