“En Iberoamérica ya no hay países en conflicto, sino países de oportunidad”, señala Rajoy, en el prólogo del Anuario Iberoamericano 2012 publicado ayer por esta agencia y el Real Instituto Elcano, en versión digital.

“Tenemos que ser solidarios en la lucha contra el narcoterrorismo, que tanto sufren nuestras sociedades, pero también hay que saber ampliar la agenda y pasar a otros temas de interés común y gran potencial, como las Pymes, base de nuestros respectivos tejidos económicos, o el cambio climático, especialmente intenso en Iberoamérica”, expuso el mandatario español.

Rajoy afirmó que la próxima Cumbre Iberoamericana, que se celebrará en Cádiz el 16 y 17 de noviembre bajo el lema “Una relación renovada en el Bicentenario de la Constitución de Cádiz”, deberá ser “una regeneración”, igual que lo fue ese texto que cumplió 200 años.

Rajoy elogia los procesos de integración regional, como el de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y el de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac).

El presidente dijo confiar en que el Acuerdo Comercial Multipartes entre la Unión Europea, Colombia y Perú y el Acuerdo de Asociación entre la Unión Europea y América Central, que completarán los Acuerdos de Asociación ya existentes con México y Chile, sean ratificados en el Parlamento Europeo y en los 27 Parlamentos de los Estados Miembros.

“Lo que es bueno para Iberoamérica no solo es bueno para España, sino también para toda la Unión Europea”, agregó Rajoy, que cree que en el marco de la crisis que vive el Viejo Continente “seríamos más optimistas si miráramos más a Iberoamérica”.

“A pesar de sus crisis, nunca tuvo décadas perdidas porque mantuvo un progreso democrático y económico latente. Con Iberoamérica siempre acaban equivocándose los escépticos y ganando los que mantienen esperanza. En este sentido, a los europeos nos convendría ser un poco más iberoamericanos”, indicó Rajoy.