Guatemala, EFE. El Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi) advirtió que Guatemala puede caer en un "agujero fiscal" de hasta el 1,4% de su producto interno bruto (PIB) para 2013, debido al peligro de que no se alcancen las metas tributarias establecidas por las autoridades.

Como consecuencia de esa situación, el gobierno tendrá que reducir el gasto destinado a la inversión social, principalmente la dirigida hacia la niñez y juventud, indicó la institución no gubernamental durante la presentación de un diagnóstico sobre la situación de las finanzas públicas de Guatemala.

"La perspectiva de no alcanzar la estimación presupuestaria de ingresos tributarios para 2013, la posibilidad de que el Congreso no apruebe los préstamos que fueron incluidos en el presupuesto y la sobreestimación de las donaciones corrientes constituyen riesgos graves para que en 2013 se produzca un 'agujero fiscal'", explicó Ricardo Barrientos, economista del Icefi.

Ese "agujero fiscal", que alcanzaría los 6.100 millones de quetzales (unos US$762,5 millones), equivaldrían al 1,4% del PIB de 2013 y "obligaría al gobierno a continuar dependiendo del crédito público para financiar el presupuesto de gastos".

Según las proyecciones iniciales del ministerio de Finanzas (Haciendas), con base en las cuales el Parlamento aprobó el Presupuesto de Gasto de 2013, los ingresos fiscales alcanzarían este año los 50.375 millones de quetzales (unos US$6.296 millones), lo cual equivaldría una carga tributaria del 11,8% del PIB y una tasa de crecimiento interanual del 17,6%.

Sin embargo, según los análisis del Icefi, los ingresos fiscales se situarán en los 48.345 millones (US$6.043 millones), lo cual implica una carga tributaria del 11,3%, es decir un 0,5% menor a la proyección oficial, con una tasa de crecimiento interanual del 12,9%.

El estudio del Icefi advierte sobre una caída real de las importaciones respecto a las proyecciones del gobierno, así como un impacto de la reforma fiscal que cobró vigencia a partir de este año, que aunque positivo es insuficiente para cubrir las metas incluidas en el Presupuesto de Gastos aprobado por el Parlamento.

También señaló que la paralización del Congreso desde diciembre el año pasado, por una interpelación que diputados opositores realizan al ministro de Cultura, frenará la aprobación de al menos dos préstamos de apoyo presupuestario por US$437 millones, los cuales fueron incluidos dentro del Presupuesto 2013.

De no aprobarse los créditos, indicó Barrientos, el Gobierno "tendrá que recortar el gasto público" lo cual generará "tensión política" debido a que los más afectados serán los Ministerios de Salud, Educación y Gobernación (Interior).

Si el Congreso aprobará al menos uno de los préstamos internacionales, "se moderarán sustancialmente los posibles conflictos sociales", sin embargo, "el efecto perjudicial del 'agujero fiscal', aunque en menor medida, persistirá".

"El 'agujero fiscal' supondría que el presupuesto (2013) no se ejecutaría plenamente, con lo cual el gasto destinado a la niñez y adolescencia sufriría recortes y con ello retrocesos respecto a 2012", cuando se alcanzaron "leves pero importantes" avances