Londres. Los inversores han retirado US$13.800 millones de los mercados emergentes en lo que va de agosto, el mayor flujo de salida desde la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos en noviembre de 2016, mostraron este jueves datos del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF).

“El resurgimiento del conflicto comercial, combinado con un aumento de los temores a una desaceleración global han sido catalizadores de la reversión de la cartera de ME (mercados emergentes)”, sostuvo IFF.

El éxodo de agosto implicó que los inversores retiraron poco más de US$14.000 millones en acciones de mercados emergentes y, aunque los bonos vieron flujos de entrada por US$300 millones, hubo fuertes salidas de dinero en algunos países.

En un hecho sorpresivo, las acciones chinas vieron una ganancia de US$1.500 millones, agregó el instituto. Pero crecientes temores sobre una recesión mundial y el largo conflicto comercial provocaron el retiro de US$15.600 millones sin contar a China.